Top blogs de recetas

lunes, 31 de agosto de 2020

CAMPERO DE GAMBAS

 





Ajoblanco, espeto, pitufo, sombra, nube,locas, biznaga, gazpachuelo...

Son  palabras que los malagueños llevamos en el ADN y que, como no puede ser de otra manera, cada vez son más nacionales e internacionales porque todo el que pasa por esta tierra se enamora de ella. De su clima, su gente, su amabilidad, su jerga lingüística y por supuesto, de su maravillosa y amplia gastronomía.

Hoy os traigo todo un clásico, "El Campero". Se trata de un paz que data de los años 50 pero que se popularizó en los 80. Es un pan redondo, muy blandito y cuyo relleno básico es de queso, jamón cocido, tomate, lechuga y mayonesa, añadiéndole al gusto pechuga de pollo o lomo de cerdo. Una ve relleno se pasa por la plancha y se sirve cortado por la mitad para poder comerlo mejor. Es todo un icono de la gastronomía malagueña y aunque parezca una receta muy simple, es muy apreciada por todos los que la prueba. El pan le da un punto que ningún otro tipo de pan consigue y se convierte en un bocadillo totalmente diferente al resto, muy sabroso y contundente.

Creo que ya en varias ciudades de España, al menos me consta Madrid, hay locales que lo sirven porque es un éxito seguro. Pero os cuento un secreto... si compráis un campero en cualquier local de Málaga y vais a sentaros a la playa, en su arenita, por la noche, a coméroslo..eso no os lo dá otro lugar del mundo.

Pero como está pasando con todas las recetas tradicionales, se les está dando un vuelco ya sea en la presentación o en los propios ingredientes. Hoy os traigo un campero de gambas o langostinos que os puedo asegurar que se os va a caer las lágrimas de rico que está. Tenéis que probar el original "de toa la vida", pero después, tenéis que probar éste, no os dejará indiferente.

Sólo conozco un lugar en el que preparen camperos con ingredientes inusuales, El Ronqueo. Al ver su publicidad me dio la idea de prepararlo, nunca he estado, no sé como serán realmente los que ellos preparan, pero yo en seguida le doy al coco y lo preparo como sé que a mí me gustaría. Los tienen también de rosada frita, salmón plancha o atún. Todos ellos pienso hacerlos a mi manera, aunque este de gambas me ha entusiasmado, lo repetiré muuuuchas veces, y al próximo le añadiré un buen aguacate de la Axarquía fileteado. 

Disfrutad....


Para un campero:

1 mollete para campero

1 docena de gambas (yo usé 8 langostinos)

1 tomate

lechuga

pimentón picante

aceite de oliva virgen extra

alioli


Lavamos y picamos lechuga, lavamos y cortamos a rodajas el tomate. Preparamos un alioli casero con un ajito pequeño o medio grande, que se note, pero no mucho-

Pelamos las gambas o langostinos y reservamos las cabezas y cáscaras.

En una sartén con un poco de aceite de oliva virgen extra pochamos bien las cáscaras y cabezas aplastándolas con un tenedor o paleta de cocina. Éste paso es opcional, pero os lo recomiendo porque aromatizará mucho el aceite.

Desechamos las cáscaras y cabezas y en ese mismo aceite introducimos las gambas o langostinos, añadimos un poco de pimentón dulce, como un cuarto de cucharadita y hacemos pr ambos lados hasta que la carne esté rosadita. No dejarla mucho rato para que no se seque.

Abrimos el mollete, colocamos una capa de cebolla picadita, las gambas o langostinos, el tomate en rodajas, otra capa de lechuga y una cantidad generosa de alioli. Si os ha quedado un poco de aceite de haber hecho las gambas, mojar con ella la otra parte del mollete y ponerlo encima de nuestros ingredient.

Pasar por la plancha, partir por la mitad y... ¡A gozar!



Recetas relacionadas:

Gazpachuelo de verano con aguacate, mango y gambas

Mermelada de cerveza Victoria malagueña

Ensalada de pimientos asados con boquerones

Arroz caldoso de los montes de Málaga

Lomo en orza

Cazuela de patatas con pintarroja y almejas

Locas

Gazpacho verde

Caldito de pintarroja

Ajobacalao, Ajoporro o Ajocolorao






domingo, 23 de agosto de 2020

VELAS (TRAMPANTOJO DE PASTA RELLENA)

 


Todos sabemos que la cocina es un mundo muy duro y sacrificado, requiere muchas horas y, para los que no son muy amantes de ella resulta también muy tediosa . También e cierto que  lo que nos gusta este mundo es, no solo un placer, sino también una vía de escape sobre todo en malos momentos, nos calma el alma y el espíritu y si conseguimos que nuestros comensales queden satisfechos ya es otro nivel...
Pero no sólo es dura a cocina, también es muy divertida, por ejemplo si involucramos a los niños o si elaboramos "trampantojos" que a ellos les resultan muy divertidos.
El referente de los trampantojos en España es sin duda, el gran Diego Guerrero, un genio que siempre sorprende. Pero no hace falta tener tanto nivel para poder hacer nuestras cositas en casa. ¿Quien no ha puesto a sus hijos los "huevos fritos con patatas" elaborado con melocotón en almíbar, nata y unos bastones de manzana?.
Pues hoy os traigo uno muy fácil, rico, nutritivo y que también gustará mucho a los niños y los que no lo son tanto. Son unos canelonis rellenos de espinaca y ricotta. Deliciosos.
Con tres canelonis por persona (que los sirvo cortados para que las "velas" no sean muy grandes y tampoco se caigan), aunque es recomendable siempre cocer de más por si algunos se rompen. Os pongo la receta para 4 personas, ya la adaptáis a vuestro gusto. También podéis usar paccheris, quedarán igual de bien.
Vamos por la elaboración
Disfrutad....


12 canelonis (y algunos más or si se rompen)
200 gr, de queso ricotta
200 gr. de espinacas (usé congeladss)
1/2 cebolla
unas nueces
sal
pimienta
aceite de oliva virgen extra
harina 
leche
nuez moscada
2 espaguetis negros


Cocemos los canelonis en abundante agua con sal hirviendo los minutos que nos marque el fabricante y pasamos por abundante agua fría con cuidado de no romperlos. Aprovechamos los últimos dos minutos para echarles los espaguetis negros que deben de quedar bastante al dente. Reservamos.
Cocemos las espinacas en agua hirviendo un par de minutos y escurrimos bien. Reservamos.
En una sartén con un poco de aceite de oliva virgen extra empezamos a pochar la cebolla muy picadita. Cuando esté transparente añadimos las espinacas y dejamos varios minutos, que se poche un poco y tome sabor. Apagamos el fuego y añadimos el queso ricotta, que podéis cambiar por el que más os guste. Salpimentamos y añadimos unas nueces picaditas.
Cortamos por la mitad los canelonis y los rellenamos con la ayuda de  una cucharilla con a mezcla de queso y espinacas,
En una sartén hacemos una bechamel como tengamos costumbre. Un poco de aceite de oliva virgen extra o mantequilla, tostamos ligeramente una cucharada de harina e incorporamos leche hasta conseguir una bechamel que o nos quede muy espesa pero tampoco líquida, para que parezca que es la cera derretida de la vela. Salpimentamos y ponemos un poco de nuez moscada.
Colocamos los canelonis de pié en un plato, colocamos un trozo de espagueti negro a modo de mecha y cubrimos con la bechamel. Si durante el proceso se o ha quedado un poco frío, meter un momento al microondas.











miércoles, 8 de julio de 2020

TARTAR DE HIGOS, QUESO FRESCO DE CABRA Y JAMÓN






Nos encontramos en plena temporada de una de las frutas más ricas del mercado, los higos, aunque en este caso son las brevas que como ya sabréis se diferencian en el nombre según la fecha de su recolección porque pertenecen al mismo árbol. Las brevas suelen ser más grandes y los higos más pequeños y dulces y  con alguna variación de color y tonalidad.
Las brevas son las primeras del año por estas fechas mientras que los higos son sobre agosto y septiembre, de ahí el dicho de "higos a brevas" que es un tiempo más largo entre ellas que si fuera al revés.
Como dato curioso en realidad no son un fruto propiamente dicho, sino una flor, de las más deliciosas y volubles gastronómicamente hablando que podamos encontrar. Admiten muchas elaboraciones, calientes o frías. Duces o saladas.  Crudas, cocidas, a la plancha, al horno..

Mi propuesta de hoy es un delicioso tartar que igual sirve como un aperitivo, un entrante o una saludable merienda.
He utilizado el delicioso queso de cabra fresco malagueño para acompañarlo pero admite el queso que más os guste, son dos productos que casan de maravilla (la quiche de higos y queso está espectacular).
Lo maravilloso de la cocina es lo que podemos jugar con los ingredientes para obtener el resultado que deseamos.
Disfrutad....



Para 1 tartar:
1 higo hermoso
30/40 gramos de queso de cabra fresco
1 loncha de buen jamón curado
Unas nueces
aceite oliva virgen extra
sal
pimienta
1 cucharadita de miel
1 cucharadita de vinagre (balsámico o de manzana, al gusto)
Cebollino




Lavamos ben el higo y lo troceamos sin pelar.
Colocamos un aro en el plato e introducimos el higo apretando ligeramente.
A continuación troceamos el queso con as manos y colocamos sobre el higo, cubrimos con la loncha de jamón hecha tiras con as manos.
Desmoldamos, coronamos con unas nueces toscamente troceadas y bañamos con una vinagreta hecha con sal, pimienta, miel aceite de oliva virgen extra y un poco de vinagre balsámico o de manzana si queremos más contraste. Rematar con cebollino picado.
Acompañar con unas buenas tostaditas o regañás.



Recetas relacionadas:



CREMA FRÍA DE PEPINO Y AGUACATE





Las recetas de sopas y cremas son un clásico en la cocina. Admiten mil variedades distintas y siempre encontramos algunas que se ajustan a nuestros paladares.
Su versión fría son todo un acierto para los calores del verano porque a la vez de alimentarnos y aportarnos el líquido que necesitamos nos refrescan y sacian.
Podemos encontrar infinidad de recetas con ingredientes distintos, duces, saladas, más suaves, más fuertes y potentes. Hoy os recomiendo una con mucho sabor y color, que está riquísima y es muy sencilla de elaborar. Una crema de pepinos y aguacates que triunfará en casa, elaborada con unos magníficos productos de la Axarquía malagueña que le aportan un plus de calidad.
Podéis elaborarla en consistencia de crema para tomar con cuchara o algo más líquida para tomarla bebida, es cuestión de gustos. El "topping" lo combináis con lo que más os guste, en mi caso le he puesto un poco del propio aguacate, un poco de tomate, unas nueces y una quenelle de yogur griego sin azúcar. También le puede venir genial un poco de salmón, atún, bacalao, jamón...
Una combinación deliciosa para el veranito.
Disfrutad...



Para una ración:
1 pepino
1 aguacate
1/2 diente de ajo
sal
pimienta
limón (o vinagre)
perejil
agua
aceite de oliva virgen extra

Pelamos el pepino y el aguacate y lo ponemos en una batidora o robot de cocina junto al ajo, sal, pimienta, un poco de limón o vinagre al gusto y (en mi caso) 1 vaso de agua fría y un par de cubitos de hielo. Batir bien hasta conseguir una crema homogénea, en este punto comprobar si os gusta así o con algo más líquida..
Volvemos a batir a velocidad un poco más baja  añadiéndole un par de cucharadas de aceite de oliva virgen extra hasta que esté todo bien emulsionado. Rectificamos de sal, pimienta y limón o vinagre.
Emplatamos la crema bien fría y acompañamos al gusto, añadiendo unas gotitas de aceite de oliva virgen extra.
Mi plato lo serví con un poco de aguacate troceado, tomate, nueces, perejil y un poco de yogur tipo griego sin azúcar. La combinación fue deliciosa.




Enlaces relacionados:





domingo, 14 de junio de 2020

RULO DE QUESO DE CABRA MALAGUEÑA CON MANGO Y GRANADA DE LA AXARQUÍA









Málaga no sólo se caracteriza por los espetos, el campero, el gazpachuelo o los mil nombres de un café, Málaga es mucho más. Nuestras costas nos dan unos productos increíbles como el boquerón, sardina, caballa... El campo nos da buenas patatas, cebollas, el maravilloso tomate "huevo de toro", frutas como el aguacate, mango, papayas, lichis, granadas... La industria cárnica es también muy importante con su máxima expresión en la cabra malagueña, tenemos buenos aceites, vinos, licores...
Es una ciudad con mucho Sabor a Málaga.
Pues hoy con mi receta uno varios de estos productos tan nuestros. Un sencillísimo pero riquísimo rulo de queso fresco de cabra relleno con mango y granada y recubierto con un poco de perejil y nueces picadas.
Resulta ideal para un aperitivo a media mañana, en la entrada de una cena o cualquier otro momento del día. Es una receta que podéis variar a vuestro gusto, cambiando el tipo de queso y el relleno con otras frutas o incluso trocitos de salchichón (no hay otro como el salchichón de Málaga, tiene una curación totalmente diferente al resto de salchichones) chorizo, jamón... El fruto seco también se puede cambiar por otro de vuestra elección así como la hierba aromática. Hay un sinfín de posibilidades. Yo os dejo la mía que además de rica es muy refrescante.
Disfrutad...


Para un rulo de unos 15 ctm,;
 250 gr, de queo de cabra fresco malagueño
1/4 de mango
1/4 de granada
sal
pimienta
perejil nueces



Hacemos una crema con el queso con la batidora o chafándolo muy bien con un tenedor.
Cortamos a cuadraditos pequeños el mango. Sacamos las pepitas de la granada (ideal el truco de colocarla en la mano con la piel hacia arriba y golpearla con el mango de un cubierto, así se caerán solas).
Mezclamos cuidadosamente el queso con el mango y la granada. Salpimentamos al gusto.



Colocamos un trozo grande de papel film sobre la encimera, ponemos la mezcla y lo envolvemos a modo de rulo.


Guardamos en la nevera unas horas.
Volvemos a colocar otro trozo de papel film en la encimera y lo espolvoreamos con el perejil picado y las nueces muy picaditas, Desenvolvemos el rulo y lo pasamos por la picada.
Ya lo tenemos listo para servir con unas regañás o tostaditas.



Recetas relacionadas;

sábado, 6 de junio de 2020

LANGOSTINOS CON LECHE DE COCO Y SOJA MUY FÁCILES




Hay recetas que además de estar deliciosas son muy fáciles de hacer y, además,  supe-rápidas. Como esta que os presento hoy, unos langostinos con una salsa a base de cebolla, leche de coco, soja, un poco de ralladura de limón y un buen aceite de oliva virgen extra. No hay más,  sólo 15 minutos y pondremos en la mesa un entrante que nos recordará a la India, Tailandia,  Vietnam. ..
Si lo acompañamos de un simple arroz basmati lo convertimos en un primer plato muy completo.
En esta ocasión he usado unos langostinos que tenia congelados, si usáis frescos, al pelarlos utilizad las cabezas y cascaras para pasarlas por el aceite antes de añadir la cebolla así tendrá mucho más sabor.
Un trocito de oriente con productos de nuestra tierra.
Disfrutad......



1/2 kilo de langostinos
200 ml. De leche de coco
1 cebolla pequeña o 1/2 grande
Ralladura de medio limón
1 cucharada de salsa de soja
Aceite de oliva virgen extra
Un poco de azafrán si queréis un color más intenso
Perejil o cebollino


Picar la cebolla en trocitos pequeños o brunoise y pocharla en una satén con aceite de oliva virgen extra. Cuando haya cogido color añadimos los langostinos ya descongelados o frescos y dejarlos cocinar unos minutos.
A continuación añadir lalelche de coco, soja y ralladura de limón bien mezclada, dejar cocinar unos minutos más.
Personalmente le pongo un poco de azafrán para darle un poco más de color y nada de sal porque la soja ya es salada, pero eso es ya cuestión de gustos.
Añadir perejil o cebollino picado y servir solo o con arroz basmati cocido.
No me podéis pedir nada más fácil...


Recetas relacionadas:
Langostinos rebozados con coco y almendras
Carpaccio de langostinos
Fideos fritos
Croquetas de langostinos, coco y albahaca
Mousse de aguacates y langostinos
Sushi para principiantes
Ensalada de tomates, langostinos y mozzrella al pesto

AJO BLANCO CON LECHE DE COCO



Ya tenemos el verano encima. ¡Qué calor hace!. Es tiempo de reuniones, salidas y largas veladas en las terrazas, aunque este año va a ser todo mucho más paulatino debido a la pandemia que estamos sufriendo.
Jamás nos hubiéramos imaginado que viviríamos una situación como esta, pero aquí la tenemos, para convivir juntos hasta que decida desaparecer definitivamente. En nuestra mano está cuanto tiempo va a pasar hasta entonces, debemos ser responsables, no bajar la guardia y no sólo cuidarnos sino cuidar a los demás porque también dependemos de que el resto de la población tenga buen salud.
Bueno, vamos a dejarnos de sermones que para eso hay otras vías..
Lo nuestro es cocinar, y como os decía, ya hace mucho calor así que apetecen platos fresquitos, como las sopas frías.
Y en Málaga que sopa fría mas típica que el riquísimo ajo blanco. Un plato muy antiguo, comida de pobres por su poco coste y que se ha convertido en todo un plato de lujo.
Con tan sólo unas almendras, pan duro, ajo, agua y un buen aceite conseguimos este plato que tiene tantas variantes en la actualidad. Hoy os traigo una que hace tiempo me apetecía mucho hacer: ajo blanco con leche de coco en vez de con agua. El resultado es una sopa fría muy delicada que me ha encantado, y a mi hija también le gustó mucho, ella se lo tomó con unas ricas cerezas que ahora están en su mejor momento. (En la foto), pero se puede acompañar con salmon o bacalao ahumado, palometa, uvas, nueces, fresas....
Disfrutad...


1 lata de leche de coco (400 ml,)
150 gr. almendras crudas peladas
100 gr. de pan del día anterior
1/2 dientes de ajo
sal
limón o vinagre
aceite de oliva virgen extra
un poco de agua (yo usé algo más de un vaso)


En vaso de batidora o robot introducir todos los ingredientes excepto el aceite, la cantidad de agua es según os guste más o menos líquido, os aconsejo que al principio no le echéis y después vais probando incorporando un poco de agua hasta que esté al gusto.
Batir muy bien hasta que quede muy fino, a continuación batiendo a velocidad más baja vais añadiendo el aceite, 1/4 de vaso más o menos.
Probar de sal y limón/vinagre y dejar al gusto, meter en la nevera para que esté bien fresquito a la hora de beberlo.
Acompañar con fruta (uvas, fresas, cerezas, mango...) o algún pescado ahumado o confitado.


Recetas relacionadas:
Porra de naranja
Gazpachuelo de verano con aguacate, mango y gambas
Gazpacho de aguacate
Ajo blanco de altramuces
Gazpacho de remolacha
Crema fría de melón con jamón y gelatina de manzanilla
Gazpacho verde
Salmorejo negro
Crema de palitos de cangrejo
Vasitos de remolacha
Chupito de brécol