Top blogs de recetas

martes, 10 de julio de 2018

HAMBURGUESA DE AGUACATE EN PAN DE TOMATE





¿Cómo lleváis la época estival? 
Yo siento mucho a quién le guste, pero para mí es un suplicio, me sienta fatal el calor. Lo único que me gusta del verano son sus recetas y los productos de la temporada, tan sabrosos y coloridos.
Hoy os propongo una exageradamente deliciosa hamburguesa de aguacate, si,,, exageradamente deliciosa. El aguacate es uno de mis productos favoritos, pero no sólo soy yo la que digo lo rica que está. A toda la familia le ha entusiasmado, enseguida he tenido que hacer más tandas para tenerlas en el congelador y tirar de ellas en cualquier momento.
Cuando una receta es tan buena no me gusta chafarla con un pan comprado, así que hice un pan de tomate, ajo y orégano para acompañarla, todo un acierto. La receta es muy fácil y tanto las hamburguesas como el pan podéis hacer cantidad y guardarlas en el congelador.
Con estas medidas me salieron unas 6 hamburguesas y otro tanto de panes.
Disfrutad....


Para el pan:
600 gr, de harina
2 dientes de ajo
50 gr. de aceite de oliva virgen extra
150 gr. de tomate maduro pelado
25 gr. levadura de panadería
1 y 1/2 vasos de agua
sal
orégano


Para la hamburguesa:
1 aguacate hermoso o dos pequeños
40 gr. de quinoa
un trozo de cebolla roja
ajo en polvo
zumo de lima o limón
sal
pimienta
una pizca de cilantro en polvo (opcional)
unas gotas de tabasco 
pan rallado

Para acompañar al gusto;
tomate
lechuga
cebolla
mayonesa
ketchup



Comenzamos con el pan.
Pochar en una sartén con un poco de aceite de oliva los ajos picados y el tomate rallado, salar y dejar enfriar un poco.
Hacer un volcán con la harina e integrarle el sofrito y las especias, disolver la levadura en un poco de agua, empezar a amasar e ir incorporando el resto del agua hasta obtener una buena masa. Nos quedará algo pegajosa, así que mejor tener las manos impregnadas de un poco de aceite. Hacer bollos de un tamaño inferior al deseado ya que dejaremos reposar y aumentará de tamaño. Colocarlo separados entre sí en la bandeja del horno cubierta de papel sulfurizado.
Después de una media hora ya habrá subido lo suficiente, metemos al horno precalentado a 180º unos 20 minutos o hasta que veamos que adquieren un bonito color dorado. (Para asegurar que no estén cruda pinchad en el interior con un palillo y ver si sale limpio). Reservar.
Con thermomix (receta de "recetasthermomix");
Poner los ajos en el vaso y programar 5 segundos/velocidad 4.
Añadir el aceite y programar 3 minutos/varoma/velocidad1.
Incorporar el tomate y programar 10 segundos/ progresiva 4-6.
Ahora 10 minutos/90º/velocidad1.
Disolver la levadura en un poco de agua, y agregarla al vaso con el resto del agua. Incorporar harina,sal y orégano 5 segundos/velocidad 6. Terminar programando 3 minutos/vaso cerrado/velocidad espiga.


Para la hamburguesa:
Preparar la quinoa como os diga el fabricante y dejar enfriar un poco.
En un bol mezclar el aguacate machacado con la quinoa, la cebolla muy picadita y el resto de los ingredientes, Amasar muy bien e ir incorporando pan rallado hasta que la masa sea manejable. Dejarla jugosita, no demasiado seca.
Ir haciendo las hamburguesas y friéndolas en un poco de aceite de oliva virgen extra.
Si vais a congelarlas, no se fríen, directamente se congelan colocándolas en una bandeja con papel film separadas entre ellas, una vez congeladas ya se pueden meter juntas en bolsas o tuper.
Montamos nuestras hamburguesas acompañándolas con lo que más nos guste,,, cebolla..tomate..lechuga..mayonesa..
al gusto!!




Recetas relacionadas:

jueves, 24 de mayo de 2018

AJO BLANCO DE ALTRAMUCES




Hoy tenemos ya (son las 12 de la mañana) 24º de temperatura. Por fin ha llegado el buen tiempo que este invierno ha sido durillo. Hace un maravilloso día de playa que casi veo desde mi ventana, empieza a apetecer ensaladas y cremas frías.
Y estoy en uno de los mejores lugares para ello, Málaga, con sus recetas de verano en las que no faltan el gazpacho y el ajo blanco.
Hoy os traigo un anjo blanco muy especial, receta del genial Daniel García, capitán de la Selección Gastronómica Española, conocido como el chef del AOVE y como su homónimo Dani García, malagueño por los cuatro costados.
Esta receta la probé de su mano en un evento al que acudí hace ya algunas semanas y me encantó, tiene un sabor delicioso y es muy sencilla de elaborar.
El típico ajoblanco malagueño se hace con almendras, pero Dani lo preparó con altramuces o "chochitos" como lo conocemos por aquí. Ni que decir tiene que es un plato lleno de propiedades porque no podemos olvidar que los altramuces son una legumbre, que las tenemos últimamente muy olvidadas y debemos tomarlas tres o cuatro veces por semana.
Ideal para los que no sean muy fanáticos de ellas, se la tomarán sin pestañear.
Desde aquí mi pequeño homenaje  a Dani Garcia y a su empeño en dar a conocer todas las propiedades del, tan nuestro, aceite de oliva virgen extra.
Disfrutad...


200 gr. de altramuces
1 litro de agua
50 gr. de pan
sal
ajo
aceite de oliva virgen extra


Los altramuces son los típicos botes o bolsas que se encuentran en cualquier supermercado.
Se pelan y enjuagan muy bien.
En el robot o batidora ponemos todos los ingredientes menos el aceite y trituramos muy bien durante un rato para que nos quede lo más fino posible.
A continuación echamos el aceite de oliva virgen extra a hilo mientras seguimos batiendo unos minutos. La cantidad es al gusto, pero no quedaros cortos ni pasaros, en mi caso serían como 6/7 cucharadas.
Pasar por un chino para que quede más fino o dejar tal cual (como yo).
Si usáis un aceite de sabor intenso podéis omitir el ajo, aunque para mí es casi fundamental.
Rectificar de sal y guardar en frío hasta la hora de servir.
Muy, muy fácil y realmente delicioso.



Recetas relacionadas:
Gazpacho de remolacha
Crema fría de zanahorias y peras
Gazpacho verde
Salmorejo negro
Crema de palitos de cangrejo
Vasitos de remolacha
Chupito de brécol

sábado, 28 de abril de 2018

CREMA DE CHEDDAR CON TOPPING DE OCRA Y NACHOS




El queso cheddar es uno de los que más me gusta usar en la cocina. De sabor suave pero muy característico, funde muy bien y dá un bonito color anaranjado. Combina muy bien con infinidad de platos, sopas o cremas, carnes, pescado, verduras, pizzas y riquísimo en los sándwiches.
También es el preferido de mi hija y en cuanto ví esta receta enseguida la puse en práctica, como siempre, dándole mi toque y cambiando un poco los ingredientes.
Descubrí también hace poco la ocra, okra, quimbombó, quingombó, gombo. molondrón, bambia o cambia son algunos de sus nombres según el país. Es un pimiento pequeño de sabor muy similar en cuyo interior tiene unas semillas gelatinosas que le dá una textura muy especial. Es originaria de África pero muy consumida en Ámerica, sobre todo en muchos platos de la zona este de Estados Unidos.
Combina muy bien con el queso así que lo incluí en la receta rebozado as modo de topping y le dio un toque muy especial al cheddar, fue todo un acierto.
El resultado es una sopa-crema (según el espesor que queráis darle) muy sabrosa y aunque llena bastante apetecería que el plato fuera más grande. Nos quedamos con ganas de más.
Os dejo la receta y según os guste más o menos espesa le incorporáis más caldo o menos, a vuestro gusto. Podéis utilizar agua, caldo de verduras o de pollo, en mi caso siempre tengo caldo del puchero en el congelador y me encanta usarlo en este tipo de elaboraciones.
Disfrutad...


200 gr. de cheddar
1 vaso de leche
1 brick de nata para cocinar pequeño
2 vasos de caldo o agua
100 gr. de mantequilla
2 cucharadas de harina
2 yemas de huevo
ocra (usé 8 unidades, 2 por plato)
nachos
albahaca
sal
pimienta
Para empanar las ocras:
huevo
pan rallado

Reservamos un par de cucharadas de leche y calentamos el resto con la nata y el caldo.
En otro cazo derretimos la harina y le incorporamos la harina cociéndola varios minutos para que pierda el sabor a crudo.
Le vamos añadiendo la preparación de leche, nata y caldo poco a poco hasta integrar y cocemos 5 minutos.
Batimos las yemas junto a la leche que teníamos reservada y vamos añadiéndolas a la olla poco a poco para que no se cuaje. Si os resulta más fácil dejar enfriar un poco la crema.
Añadimos el queso troceado y derretimos bien, salpimentamos y dejamos cocer todo junto unos minutos,
En este punto si os gusta menos espero, más tipo sopa,. incorporar más caldo, agua o leche.
Lavamos las ocras, cortamos en rodajitas y pasamos por huevo y pan rallado. Freímos en abundante aceite caliente, pasamos a un plato con papel absorbente.
Emplatamos la crema, colocamos encima unos trozos de ocra, unos nachos enteros o picados y una hoja de albahaca.







martes, 10 de abril de 2018

PASTEL DE ESPINACAS, MUSGO DE LOS BOSQUES O ISPANAKH KEK




Hacía mucho tiempo que tenía guardada esta receta de Bake Street de esta colorida tarta en mi carpeta de pendientes (que cada día es mayor) y por fin me decidí a elaborarla hace unos días para llevarla a casa de unos buenos amigos.
Cuando iba de camino me sentía tremendamente confusa... ¿habré hacertado con un postre tan arriesgado?, ¿le gustará a todos?. ¿sabrá demasiado a espinacas?...
Pero fué todo un éxito!!! Les encantó a todos y es que tiene un sabor muy suave sin ser empalagosa pero tampoco una tarta salada por las espinacas. Hasta a los menos dulceros como yo nos encantó. Vaya alivio sentí!!
Este Ispanakh kek o también llamado Musgo de los Bosques es una receta  originaria de Turquía pero que también tiene una gran aceptación en los Países nórdicos, se elabora con productos muy asequibles y que combinan perfectamente entre sí.
Se que a primera vista, gusta la estética, pero choca mucho el pensar en una tarta dulce de espinacas, no nos atrevemos a elaborarla y ni tan siquiera, a probarla.
Pero os puedo asegurar que merece la pena y os va a encartar, hasta a los menos golosos de la casa y, además, vaya forma más especial de que los niños tomen espinacas!!
No dejéis de intentarlo y seguro que me contaréis lo maravillosa que es...
Disfrutad... (y contadme!!)



BIZCOCHO:
350 gr. de espinacas frescas (usé los paquetes de espinacas baby)
3 huevos
190 gr. azúcar
240 gr. de aceite de girasol
280 gr. de harina
1 sobre de levadura
2 cucharadas de zumo de limón


RELLENO:
250 gr. de queso tipo Philadelphia
100 gr. de mascarpone
2 cucharadas de azúcar

DECORACIÓN:
cualquier tipo de frutas rojas
hojas de espinacas baby


Si usamos espinacas baby como en mi caso no es necesario lavarlas, en cualquier otro caso si y secarlas bien. Reservamos unas hojas para decorar. Troceamos un poco si lo creemos necesario y lo pasamos por una batidora o robot de cocina hasta que nos quede bien pequeño. Añadimos el zumo de limón, mezclamos y reservamos.
En un bol añadimos los huevos junto con el azúcar y batimos hasta que doblen el volumen. Vamos añadiendo el azúcar poco a poco, y seguimos batiendo, añadimos las espinacas y unimos completamente.
Tamizamos la harina junto a la levadura y la vamos añadiendo poco a poco a la preparación anterior mezclando completamente. 
Volcamos sobre un molde desmontable enmantequillado y llevamos al horno precalentado a 180º y dejamos unos 20 minutos (en mi horno) o hasta que al pinchar con un palillo, éste salga limpio. Sacamos y dejamos enfriar.
Mientras tanto mezclamos muy bien los dos quesos junto con el azúcar, que nos quede muy cremosos.
Una vez frío el bizcocho partimos por la mitad para conseguir dos capas. Sobre una de ellas extendemos la crema de queso y azúcar con generosidad, cubrimos con la otra mitad.
Si vamos a tardar en servirla cubrirla con film transparente y guardar en la nevera.
A la hora de servir adornar con unos frutos rojos y unas hojas de espinacas baby.
Totalmente espectacular, os pido perdón por no enseñaros fotos del corte, pero teníamos la boca llena todos para coger la cámara...




Enlaces relacionados:
Brazo de gitano con crema de castañas
Tarta kinder bueno
Tarta cerditos bañándose en el bsrro
Tarta helada al whisky
Muerte por chocolate
Pastel mousse de Nutella
Tarta mousse de leche merengada
Selva negrs
Tarta de piruletas
Tarta mojito






miércoles, 28 de marzo de 2018

ARANCINI DE BERENJENA CON SALSA NAPOLITANA Y TEJA DE PARMESANO












Loa Arancini son unas bolas de arroz condimentadas muy típicas en Italia, la receta base es el arroz con un poco de queso dentro pero hay infinidad de variantes según el relleno que tengan o las especias que se le añadan.
Es una receta muy socorrida ya que sacian bastante, se rellenan de lo que apetezca y se congelan estupendamente.
Siempre que las prepara hago una buena cantidad y así siempre tengo en el congelador para simplemente sacarlas y freírlas y salir de un apuro.
Esta receta es totalmente una de mis pruebas con la comida, pero ya la tengo en mi libro de cabecera pues están riquísimas, a todos en casa les gustan. Las sirvo con un poco de salsa napolitana (esta de vez de bote, lo reconozco, que están muy ricas y son baratas) y una teja de parmesano acompañada con una ensalada y ya tenemos un plato muy completo.
Se pueden acompañar con cualquier salsa, no sólo napolitana sino, boloñesa, al pesto, de tomate simplemente, incluso con un poco de mayonesa básica o mayonesa de pimientos del piquillo, por ejemplo. Son tan versátiles que se puede hacer cualquier cosa.
Os dejo mi receta, que me parece bastante completa, pero podéis cambiar lo que os apetezca ya sean los quesos, las especias o el relleno. Las cantidades son para una buena bolsa porque como os digo, congelo. Pero a la hora de servir con 3 o 4 como mucho tenéis bastante ya que son del tamaño de una pelota de golf o un poquito mayor. Toda la familia os lo agradecerá.
Disfrutad...


300 gr. arroz
queso rallado (en mi caso mezcla de tres quesos)
sal
sazonador de especias para pasta o italiano
1 huevo-
aceite de oliva virgen extra
1 cebolla
1 pimiento verde
1 berenjena hermosa
orégano
tomillo
romero
pimienta
pan rallado
salsa napolitana
Queso parmesano para la teja


Cocemos el arroz en abundante agua con sal y un buen puñado de sazonador italiano para pasta.
Escurrimos el arroz Y NO ENJUAGAMOS PARA QUE NO PIERDA EL ALMIDÓN. Lo colocamos extendido en una bandeja y mezclamos bien con un buen puñado de queso rallado a los tres quesos, dejamos enfriar. Mezclamos con un huevo batido y reservamos.
Mientras tanto picamos  finita la cebolla, el pimiento y la berenjenas pochándolo todo en una sartén con un poco de aceite de oliva. Dejamos que se haga muy bien hecho y añadimos sal, pimienta, orégano, tomillo y romero al gusto. Dejamos enfriar.
Tomamos un poco de arroz y estendemos en la palma de la mano, echamos una cucharadita del relleno, cubrimos con otro poco de arroz y hacemos una bola. Quedará como "muy jugoso" pero al pasarlo por el pan rallado la compactaremos mejor.
Seguimos hasta acabar con el arroz y el relleno.
Pasamos las bolas por pan rallado y apretamos bien para que nos quede más compacta. Vamos colocándolas en un plato o bandeja sin que se toquen entre sí y guardamos en el congelador.
Cuando ya estén duras podemos meterlas todas juntas en una bolsa o fiambrera que ya no se pegarán entre ellas.
Freímos en abundante aceite caliente y servimos sobre una cama de salsa napolitana caliente (aqui tenéis una receta casera) y una teja de queso parmesano.
La teja es tan fácil de hacer como poner en una bandeja de horno con papel sulfurizado una pequeña cantidad de forma redonda y llevar al horno a 180º durante unos minutos, hasta que esté doradita.

martes, 20 de marzo de 2018

TARTA CUMPLEAÑOS NÚMERO



Realmente me dá incluso un poquito de "apuro" subir esta receta DE LO REALMENTE FÁCIL DE HACER", PERO BUENO SIEMPRE HABRÁ POR AHÍ ALGUIEN QUE LA QUIERA (¡eso espero!). Otro año más estamos de cumpleaños, esta vez de mi yerno y en menos de un mes tengo el de mis dos hijos. Y para este año me han pedido la tarta que está de moda, la de números o letras.
Es realmente la más sencilla del mundo, la base es bizcocho u hojaldre, el único trabajo que tiene realmente es decorarla, el resto es coser y cantar.
Yo usé los números hechos con bizcocho, la receta típica del bizcocho 1-2-3. Hice dos "tandas" porque hay que hacer dos números de cada, en el centro y arriba van rellenos de nata (uno de ellos de nata con  Cola-cao, tipo trufa) y arriba la decoración que más os guste. Flores de azúcar, fresas, monedas de chocolate, gominolas, un par de ratoncitos de chocolate blanco que encontré y me parecieron muy cuquis..
En fin, una tarta de cumpleaños tremendamente fácil pero con la que se triunfa fácil. No os digo más.
Aquí os dejo un enlace para la plantilla de números o letras que vayáis a usar.
Plantillas letras y números
Disfrutad...


Para el bizcocho:
8 huevos
2 yogures de limón (en mi caso usé uno de vainilla)
2 medidas de yogur de aceite de girasol
4 medidas de yogurt de azúcar
6 medidas de yogurt de harina
2 sobres de levadura en polvo

Para rellenar:
600 ml. nata para montar
4 cucharadas de azúcar glass
2/3 cucharadas de Cola-Cao
2 sobres de gelatina en polvo
un poco de agua

Para decorar:
fresas
flores de azúcar
chocolatinas
chucherías


Para que os sea más fácil hacer el bizcocho en dos tandas, es decir que tenéis que usar la mitad de los ingredientes cada vez, así serán más fáciles las proporciones.
Mezcláis todos los ingredientes con la batidora hasta que esté bien integrado, la harina y la levadura se tamiza para que el bizcocho quede más esponjoso.
Yo he utilizado fuentes de aluminio de las que venden en los chinos de 31/21/5 centímetros.
Engrasamos ligeramente el molde con mantequilla y utilizamos dos, vertiendo a partes iguales la masa de bizcocho. Horneamos a 180º unos 15 minutos (según horno, hay que estar pendiente para que no se queme e ir pinchando con un palillo para ver que ya está hecho).
Dejamos enfriar un poco y volcamos sobre la encimera. Volvemos a utilizar los mismos moldes con otra masa de bizcocho con los mismos ingredientes y el mismo procedimiento.
Cortamos la platilla con el número o letra deseados, colocamos encima de las placas de bizcocho y cortamos con un cuchillo de sierra. Hay que hacer dos de cada, en mi caso, dos números uno y dos números nueve.


Diluimos 1 sobre de gelatina en polvo en dos cucharadas de agua fría, pasados 2/3 minutos lo metemos al microondas SOLAMENTE unos segundos, lo suficiente para que quede líquido pero que no hierba pues se estropearía. Esto lo hacemos para que no se baje la nata montada.
Montamos la mitad de la nata con la mitad del azúcar glass y en el último momento le añadimos poco a poco la gelatina.
Hacemos el mismo procedimiento con la nata pero añadiendo el Cola-Cao para obtener la trufa, añadiéndole también la gelatina en polvo.
Disponemos un número de cada sobre la bandeja que vayamos a utilizar. En mi caso compre un chapón y lo forré con un mantel de papel. Rellenamos con ayuda de una manga pastelera y cubrimos con el otro número.
Volvemos a ponerle nata y decoramos al gusto.


Lista para triunfar..



Enlaces relacionados:
Brazo de gitano con crema de castañas
Tarta kinder bueno
Tarta cerditos bañándose en el bsrro
Tarta helada al whisky
Muerte por chocolate
Pastel mousse de Nutella
Tarta mousse de leche merengada
Selva negrs
Tarta de piruletas
Tarta mojito






domingo, 18 de febrero de 2018

BYESSAR O CREMA DE HABAS



La cultura árabe nos ha dejado un magnífico legado en prácticamente todo el país, pero especialmente en Andalucía. Los mejores monumentos y obras arquitectónicas que tenemos son fruto de los años que estuvieron en nuestra tierra, costumbres, muchas de las palabras de nuestro idioma, productos y, como no, gastronomía. Casi me atrevería a decir que la cocina andaluza esta basada en la cocina del mundo árabe.
Poseen una cultura culinaria magnífica, con excelente materia prima y elaboraciones sencillas pero muy sabrosas. Guisos, carnes, postres y patés o cremas como las que hoy os presento.
El HummusPaté de berenjenas, o el Muhammara por ejemplo son de los más populares. El Byessar o paté de habas sea quizás de los menos conocidos para nosotros, pero en su cultura es uno de las más apreciados.
Las habas son un producto excelente tanto en propiedades como en sabor. En este paté consigue darle un toque muy suave y original que os aseguro os sorprenderá. Está riquísimo con cualquier tipo de tosta y, con todo mi respeto hacia los árabes, acompañado con un buen vino tinto de la tierra.
Me encantaría que elaboraseis esta receta y me comentéis como os ha ido y si encima me mandáis fotito.. genial!!
Disfrutad...


500 gr. de habas
1 cebolla
1 diente de ajo hermoso
1 cucharadita de orégano
1 pizca de tomillo
1 cucharadita de comino molido
sal
pimienta negra
aceite de oliva virgen extra
1/limón
pimentón dulce o picante
Hierbabuena


Cocemos las habas hasta que estén blandas pero no en demasía, casi al dente como la pasta. Personalmente las hago al vapor porque considero que pierden menos nutrientes. Las pongo en la bandeja de la Thermomix con medio litro de agua en el vaso durante unos 25 minutos/temperatura Varoma/velocidad 2.
Picamos la cebolla y empezamos a pocharla en una sartén con un poco de aceite de oliva virgen extra.
Añadimos el ajo picado y a continuación, las habas. Lo pochamos todo junto un par de minutos.
Echamos en el vaso de la batidora la verdura, añadimos el zumo de medio limón y las especias, salamos y añadimos 5 o 6 hojas de hierbabuena. Batimos muy bien.
Si está demasiado espeso agregamos un poco de aceite.
Colocamos en un bol o tarro y al servir espolvoreamos con un poco de pimentón dulce o picante al gusto y un hilo de aceite de oliva virgen extra.
No podréis parar...




Esta receta la ví en Recetas de rechupete, pero cambié un poco las especias a mi gusto respetando los sabores árabes.