Top blogs de recetas

domingo, 20 de octubre de 2019

TORTIPIZZA



Cuando tenemos hijos nos vemos obligados a echarle imaginación a la cocina, ya sea porque comen poco, no les gusta la verdura o mil cosas más. Desde que mis niños son pequeños siempre he procurado que toda su alimentación sea casera, jamás han tomado potitos de farmacia o supermercado. Si hemos tenido que salir, llevaba mi tartera con su comida calentita. Al ir creciendo no comían muy bien el pescado, pues se lo hacía albóndigas o croquetas, y como esas un sin fin de cosas..
Seguro que a la mayoría nos ha pasado eso porque desgraciadamente es muy difícil encontrar un niño que no le ponga pegas a nada, por eso llegamos a inventarnos recetas que la mayoría de las veces nos solucionan la vida.
En una ocasión tenía al niño un poco pachucho y llevaba unos días comiendo bastante mal. Le encantaban las pizzas (caseras por supuesto), y como yo quería que se alimentara bien para que se recuperase pronto, decidí unir dos de sus platos preferidos, tortilla y pizza. Resulta que últimamente bicheando por las redes descubrí que no es un invento exclusivamente mío, porque como me dijo una vez mi compi Mari Ángeles Serrrano del blog Cocinar sin miedo, ya todo está inventado...
Pues bien, preparo una tortilla y encima le coloco las cositas de la pizza y, oye, un triunfo del que todavía hago uso muy a menudo.
La receta es muy fácil y, además, podemos cambiar los ingredientes a nuestro gusto. Colocamos encima de la tortilla lo mismo que le pondríamos a una pizza, simplemente, así que las posibilidades spon infinitas. Esta receta también os sirve si os ha sobrado tortillas de una reunión, fiesta o cumpleaños. Os pongo la receta de la más básica, de ahí ya os sale la idea. Lo que le viene muy bien a esta receta es que la toritilla sea finita y hacerla un popco menos de los normal porque despues va al horno. Pero si ya la tenéis preparada y es gordita o más hecha, simplemente no os cortéis a la hora de añadirle tomate y queso.
Las cantidades son orientativas, simplemente para que cojáis la idea.
Disfrutad...


Para la tortipizza básica:
Para la tortilla:
3 huevos
300 gr. patatas
sal
aceite de oliva virgen extra

Para la pizza:
salsa de tomate
queso en lonchas (tranchetes, mozarella...)
bacon tiras
orégano
queso rallado


Cortamos las patatas a cuadrados o lonchas y freímos en abundante aceite hasta que estén blanditas, retiramos, escurrimos y reservamos.
Batimos bien los huevos con sal y mezclamos con las patatas. Cuajamos en una sartén por ambos lados sin que cuaje demasiado.
Colocamos en una bandeja de horno con papel sulfurizado.
Encima de la tortilla extendemos una generosa capa de tomate frito, encima queso en lonchas, seguidamente bacon sofrito antes levemente, abundante orégano y queso rallado al gusto.
Metemos al horno recalentado a 180º hasta que el queso se haya fundido.

Recetas relacionadas:
Burger de pan de tomate con pollo, berenjena y salmorejo
Pizza de frutas
Animales tiernos
Arroz blanco a color
Pinguinos
Ratoncitos de fresa con queso
Mariquitas
Macedonia oasis
Spaguettis en salchicha con invitado inesperado
Pizza al pesto
Pizza de spaguettis a la carbonara




300 gr.

domingo, 13 de octubre de 2019

ZAALUK (ENSALADA DE BERENJENAS MARROQUÍ)



En Andalucía y en otras partes de España tenemos muchas reminiscencias de nuestro pasado árabe, una época que nos ha dejado maravillosos monumentos y hasta ciudades enteras, obras de arte, palabras que todavía seguimos usando o de las que ha derivado muchas otras, música y, sobre todo, muchos sabores y olores de sus maravillosos platos.
La gastronomía árabe, de cualquiera de sus países es una de las más sabrosas del planeta. Llena de profundos olores, vivos colores e intensos sabores. Gracias a ellos tenemos muchos productos y especias que son base de nuestra gastronomía como albaricoques,  arroz, almendras, muchos de los cítricos y las especias, necesitaría una entrada completa para no quedarme corta.
Otro de sus productos estrellas fue la berenjena, que se usa en multitud de elaboraciones, es un producto muy versátil, eso sí,  siempre cocinado sino es tóxico. Lo disfrutamos tanto en ensaladas como en patés (el maravillosos Baba ganoush), fritos con miel de caña espectacular, en lasaña, tartas saladas, guisos y muchísimas más.
Hoy os traigo esta ensalada, espectacular, colorida, sabrosa, olorosa y muy, muy fácil. Se toma tanto en templado como en frío. Yo hice cantidad y primero la saboreé templada y al día siguiente me comí lo que me había sobrado en frío y realmente, no sé cual me gustó más.
Es muy fácil de hacer, si preparáis cantidad, os dura varios días sin problemas.
Se sirve sola con un poco de pan de pita, tortitas o piquitos de pan, con un huevo frito encima o como acompañamiento de carnes ,pescados, arroces o pasta. Será un básico en vuestras cocinas.
La receta la preparé con berenjenas de la Axarquía de las que siempre me trae mi amiga Vivi y los tomates son unas maravillosas piezas de Coin que no me pude resistir a comprar, me llamaban desde el mostrador. La receta es muy marroquí, pero los productos son muy, muy Sabor a Málaga.
Disfrutad...



Un par de  berenjenas hermosas
2 tomates grandes
2 dientes de ajo
Zumo de medio limón
Aceite de oliva virgen extra
sal
pimienta
comino molido
pimentón dulce
perejil o cilantro
aceitunas negras

Lavamos bien las berenjenas y las cortamos en cubitos no demasiado pequeños y cocemos en agua hirviendo salada unos 7 u 8 minutos. Escurrimos y reservamos.
Picamos los ajos y ponemos a pochar en una sartén al fuego con un poco de aceite de oliva virgen extra. Antes de que tomen color añadimos los tomates lavados y picados del mismo tamaño aproximadamente de las berenjenas. Pochamos a fuego medio, añadimos sal, pimienta, 1 cucharadita de comino en polvo, 1 cucharadita de pimentón dulce y el zumo de medio limón. Aquí jugar con las especias según vuestro gusto. Al cabo de unos 8 /10 minutos añadimos las berenjenas y terminamos de hacer unos 5/10 minutos más hasta que todo esté en su punto. Rectificamos de especias y reservamos hasta que se temple o enfríe.
Servimos con perejil o cilantro picado, aceitunas negras en rodajas y un hilo de aceite de oliva virgen extra en crudo.
Deliciosa,,,


Recetas relacionadas:
Canapé o antipasto de berenjenas
Baba Ganoush, mutabal o paté de berenjenas
Quiche de berenjenas, tomatitos y bacon
Berenjenas rellenas de atún
Berenjenas confitadas con arroz
Brger de pan de tomate, berenjena, pollo y salmorejo
Mermelada de berenjena
Mozzarella rellena de tomates y berenjenas asadas
Fricasé de berenjenas
Aranccini de berenjena con salsa napolitana y teja de parmesano
Lasaña de calabacín rellena de berenjena y queso sobre salsa de pimientos
Pollo a la moruna


lunes, 30 de septiembre de 2019

COSTILLAS DE NAVIDAD (JULREVNEN)



Hay recetas que desde el momento en que las descubres sabes que las vas a cocinar, aunque a veces no resultan ser tan apetitosas como te habías imaginado. Otras veces están ricas pero no tanto como esperabas y otras veces, no quedas muy conforme con el resultado pero que al probarlas con unas horas de reposo, te sorprenden.
Ésto último me pasó con esta receta, la ví, me enamoró, la cociné, me salió rica pero sin grandes expectativas, y cuando las serví después de unas horas de reposo estaban sencillamente exquisitas.
Se trata de unas costillas típicas suecas, que tradicionalmente se sirven en Navidad, preparándose con antelación y sirviéndose en buffet, en el llamado "julbord", (tanto la receta como esta información la obtuve de Canal Cocina).
Pues bien, tenía una comida con las amigas y decidí cocinarlas para salir un poco del tipo de platos que siempre llevo. Como os he comentado, no estaba muy satisfecha del todo, era un sabor muy parecido a las costillas agridulces, pero luego cambiaron totalmente de sabor, quedaron mucho más sabrosas. Las cocine el sábado a mediodía y después de enfriarse, las metí en la nevera. La comida era al día siguiente y al calentarlas resultaron ser todo un descubrimiento.
Podéis darle calor en el horno a temperatura bajita, ya que ya están cocinadas, o meterlas al micro, junto con su salsita que está para rechupetear. La carne queda jugosa y con mucho sabor,el tamaño de las costillas es el que cada cual quiera darle, yo las puse en trozos grandes para poder comerlas perfectamente sin tener que "escarbar" mucho, además se desprende perfectamente del hueso, no se necesita ni cuchillo.
Así que, animaros a prepararlas y ya me contáis.
Disfrutad...





2 kilos de costillas de cerdo cortadas en trozos grandes
4/5 vasos de zumo de naranja natural
1 cebolla pelada y entera
1 rama de canela
6 clavos
2 dientes de ajo enteros
4 cucharadas de miel
1 trozo de 3 centímetros aproximadamente de jengibre
100 mililitros de salsa de soja

En una olla grande ponemos todos los ingredientes y cocinamos a fuego medio durante 1 hora u hora y media, hasta que comprobemos que las costillas están bien blanditas.
Retiramos la carne y dejamos reducir la salsa. En unos minutos ya veremos que está espesita.
Guardamos la carne con su salsa y dejamos reposar unas horas o hasta el día siguiente. Este paso os recomiendo que no os lo saltéis porque merece la pena, los sabores se concentran tanto en la carne y en la salsa para que os quede perfecto.
Calentar a horno suave o al microondas y servir.
Más fácil no os lo puedo poner, ¿o no?.


Recetas relacionadas:
Estofado de carne a la cerveza negra
Cabezal de lomo de cerdo en salsa de Fanta
Pollo a la moruna
Muslitos asados con soja y miel
Codillos asados
Alitas crujientes en salsa brava
Costillas asadas a la Coca cola

martes, 27 de agosto de 2019

LOMO DE BACALAO CONFITADO CON MIGAS CON CHORIZO Y PIMIENTO





Si hay algo en lo que no tengo remedio es en que si veo, oigo o me cuentan un plato que nunca he preparado, no paro hasta que lo cocino, sin receta, sin consejos, a mi manera. Pensando en como se cocinaría con esos ingredientes. Seguro que no me sale igual pero, la verdad, hasta ahora he tenido suerte y me han salido unos platos riquísimos.
Hace un año, (como pasa el tiempo) mi hijo asistió a la boda de una buena amiga (un besazo Cuqui) y allí probó un "pescado con no sé qué" que le encantó...
Ahí está su mami preguntándole a la novia que plato era: "Bacalao con migas de chorizo y pimiento", nunca lo había probado, ni cocinado, ni nada de nada. Así que tenía que hacerlo, lo tenía en pendientes y aproveché que hace unos días me pidieron migas en casa para atreverme a intentarlo.
Pensé en hacer el bacalao confitado ya que así queda muy suave y jugoso y acompañarlo con las migas que preparé colocándolas debajo del pescado con pequeños trocitos de pimiento verde y chorizo de las mismas migas.
Igual que el plato de la boda no sé si será, pero que está riquísimo seguro, ya pasa a ser una receta de las cotidianas en casa, sobre todo porque mi marido y mi hijo son de poco pescado.

Os dejo a receta de como preparo yo las migas, pero eta receta es para plato principal para, al menos, seis personas. Para esta receta sólo se toma un poco.
Disfrutad...


Para las migas:
1 pan cateto de 1 kilo
1 morcilla
2 chorizos
8/10 pimientos de los pequeñitos
1/2 cabeza de ajos
agua
sal
aceite de oliva virgen extra

Para el bacalao:
1 lomo de bacalao por persona
2/3 dientes de ajo
aceite de oliva virgen extra


Cuando compro el pan siempre pido que le lo corten con la máquina dos veces, si no, en casa cortarlo en trozos pequeñitos con el cuchillo de sierra o "a pellizcos".
Lo ponemos en un bol grande y le echamos agua hasta que quede húmedo pero no chorreando.
Mientas tanto pelamos y cortamos lo ajos, hacemos rodajas con el chorizo y la morcilla y lavamos los pimientos  haciéndoles un corte por la mitad.
Ponemos una sartén o perol grande al fuego con abundante acaite de oliva virgen extra. Mi forma de hacer las migas es la siguiente: sofrío los ajos y cuando empiecen a tomar color tostadito los deshecho, no los dejo todo el tiempo porque para mi gusto amargan. Siempre con el mismo aceite reimos los pimientos y reservamos, seguidamente freimos los chorizos y la morcilla y reservamos tambien así no se nos romperán demasiado con el movimiento de las miga pero el aceite tendrá todo su sabor.
En ese aceite con todos los sabores echamos las migas y desde el primer momento no dejamos de darle golpes con una cuchra o paleta de madera, salamos y no dejamos de mover y romper el pan hasta que esté todo doradito y hecho migas. En el último momento incorporamos los pimientos y las rodajas de chorizo y morcilla.
Freir un huevo por persona y servir sobre las migas.
Ésta es mi receta de las migas, rara vez le pongo también algo de carne o panceta, de aquí solo tomaremos una pequeña parte para el plato de bacalao-
Bacalao confitado:
En una sartén ponemos 5 o 6 cucharadas de aceite de oliva virgen extra, le añadimos unos ajitos picados y lo lomo de bacalao con la piel hacia abajo, dejamos pochar a fuego medio-bajo unoa 4 o 5 minutos, le damos la vuelta y lo dejamos los mismos minutos. Tengo la buena o mala costumbre de con una cuchara ir echándole aceite por encima cuando se está cocinando.çSacamos el pescado y con una varilla movemos enérgicamente el aceite hasta que se nos espese en poco, como un pil pil.
En un plato colocamos  un poco de migas y trocitos pequeños de chorizo y pimiento, ponemos un lomo de bacalao por encima y salseamos un poco con su aceite. Al bacalao no le pongo sal o, como mucho, sólo un pelín.
 Delicioso!!



Recetas relacionadas:
Albóndigas de pescado en salsa
Bacalao à bràs
Buñuelos de bacalao
Rollios de merluza con salsa de limón
Albóndigas de pescado

viernes, 28 de junio de 2019

ENSALADA COLIFLOR ASADA CON CHERRYS Y CEBOLLA



Ya tenemos la primera ola de calor del verana, ¿cómo la lleváis?. Aquí en Málaga nos estamos librando, tenemos un tiempo espectacular, calorcito para pasar un maravilloso día de playa, pero nada agobiante. Vivimos en el paraíso, eso está claro.
En esta época apetecen platos fresquitos y que nos lleve poco tiempo prepararlos, incluso, que podamos hacerlo con antelación para tenerlos preparados para cuando volvamos de pasar un rato dándonos un buen baño. La propuesta que hoy os traigo cumple todos estos requisitos, podemos tomarla caliente, tibia o fría, de cualquier forma está deliciosa y es muy fácil de elaborar, prácticamente trabaja sólo el horno, nosotros sólo lo aliñamos a nuestro gusto.
Es una receta que vi en  "Saboralobueno", sólo que ellos sólo asaban la coliflor y a mi me pareció bien tunearla a mi manera asando tambien el resto de los ingredientes para darle más sabor. Me encantó el resultado y ya la he repetido varias veces añadiéndole una de ellas unas nueces picadas que le vinieron de lujo. La próxima vez pienso añadirle también unos tacos de queso semi o currado, ya os contaré que tal ha quedado.
Pues eso, a disfrutar del verano y no agobiarnos con el calor, cocinar en consecuencia con los grados que tenemos y, sobre todo, como siempre....
Disfrutad....


1 coliflor
tomate cherrys
1 cebolla morada
sal
1 cucharadita de cúrcuma
1/ cucharadita de pimenton dulce o picante al gusto
zumo de 1/2 limón
sal
pimienta
aceite de oliva virgen extra
hierbabuena
perejil


Troceamos la coliflor en pequeños ramilletes quitándoles un poco de tronco. Cortamo la cebolla en juliana, lavamos los cherrys.
Ponemos todas las verduras en un bol y aliñamos con sal, pimienta, cúrcuma, pimentón, zumo de limón y un chorro de aceite de oliva virgen extra.
Mezclamos bien, ponemos en una fuente y metemos a horno precalentado a 180º una media hora. Removemos un par de veces mientras tanto. Sacamos cuando la coliflor esté casi hecha pero un poco al dente. Es importante que los ramilletes sean pequeños para que se  asen bien sin quemarse y no queden muy crudos.
Sacamos del horno, rectificamos de sal y aceite si fuera necesario y mezclamos con un poco de hierbabuena y perejil.
Se puede comer ya tal cual, dejar templar o enfriar. Opcionalmente podemos añadirle algun fruto troceado, queso semi, curado o feta en dados o algún producto que nos guste y le vaya bien a estas veerduras.
Servimos como entrada o como plato único acompañado con un filete de carne o pescado.

En la foto lo he acompañado con unas rebanadas de pan al horno con una mezcla de ajo picado, queso rallado, mantequilla, orégano y ralladura de limón.


Recetas relacionadas:
Arroz de coliflor con pollo
Quiche de berenjenas, tomatitos y bacon
Ensaladilla rusa de coliflor
Tabulé de coliflor
Coliflor a color
Pudding de coliflor
Pizza con masa de coliflor


sábado, 1 de junio de 2019

GAZPACHUELO DE VERANO CON AGUACATE, MANGO Y GAMBAS



Sin ninguna duda el gazpachuelo es uno de los platos estrella y bandera de la cocina tradicional malagueña, un icono de la cocina de toda la vida, cuyo origen está en el pueblo más humilde. Su base es ante todo una mayonesa ligada a un caldo en el que según el poder adquisitivo que se tuviera llevaba patatas, pescado, gambas, almejas..
Es uno de los platos malagueños más deliciosos y más solicitados por todos los visitantes de esta bella tierra. En ninguna casa falta su receta y, como con cualquier plato, en cada una de ellas se le pone su toque personal, la receta es la misma y raro es que no guste a alguien.
Hace unos días se publico un magnifico libro, "Gazpachuelos de Málaga" de  Fernando Sànchez Gómez en el que se pueden encontrar recetas desde las más clásicas a las más vanguardistas, todas ellas muy bien explicadas y con unas preciosas fotos.


Hubo varias que me encantaron, entre ellas la de Gazpachuelo de verano de Miguel González del restaurante Casa Frutos, y enseguida me puse manos a la obra pero, como siempre, adaptando la receta a mi manera, variando algunas cosillas.

 No estaba muy convencida del resultado ya que estamos acostumbrados de comer el gazpachuelo calentito y no las tenía todas conmigo. Pero el resultado fué espectacular, está tremendamente delicioso, fresquito y con mucho sabor, muy delicado y elegante.
Siempre que preparo gazpachuelo me sobra un poco de caldo y a partir de ahora pienso guardarlo para al día siguiente aprovecharlo en esta receta, que ya se ha convertido en una de mis favoritas. Al preparar el caldo le he puesto una patata cortada para darle un poco más de cuerpo y he aprovechado para cocer en ella las gambitas (usé las gambas arroceras), para darle más sabor.
No seáis reticentes y probarlo, os aseguro que no os vais a arrepentir, ¡está exquisito!
Disfrutad...


Para el caldo:
agua
1 patata
unas gambas arroceras
sal
zumo de limón
mayonesa (de aceite de oliva virgen extra suave o de girasol)
Para la guarnición:
aguacate
mango
las gambas anteriores cocidas
sal
limón
aceite de oliva virgen extra

Ponemos a cocer el agua con una patata troceada y cuando esté casi hecha, incorporamos las gambas y terminamos de cocer. Colamos muy bien el caldo desechando las patatas y reservando las gambas y dejamos enfriar totalmente.
Preparamos la mayonesa con el aceite que tengamos costumbre. En esta receta yo SIEMPRE preparo la mayonesa a mano, como se ha hecho toda la vida ya que, bajo mi punto de vista, esto le da un sabor mucho más rico. La desleímos muy bien con el caldo reservado completamente frio, salamos al gusto y mezclamos con un poco de zumo de limón.
Troceamos el aguacate y el mango y pelamos las gambitas.
Con ayuda de un aro ponemos una capa de mango seguida de una de aguacate, salamos, le ponemos unas gotitas de limón y un hilo de aceite de oliva virgen extra, terminamos con una capa de gambitas.
Apartamos el aro y se salsea el plato con el caldo del gazpachuelo.
Tomar mezclando los ingredientes con el caldo.
¡Os harán la ola!




domingo, 24 de marzo de 2019

PULPO EN MANTECA










Hay platos y recetas que van de generación en generación, otros son recetas creadas recientemente y hay otras que son debido a un batiburrilo de ideas que mezclas en tu cabeza y al final funcionan de maravilla.
En casa suelo preparar de una forma asidua el lomo en manteca tan típico de esta tierra y que igual  sirve par desayunar, para aperitivo de media mañana o tarde o para acompañar un buen plato de patatas fritas con huevo.
Pues el otro día tenía un trozo de manteca, de las que se compran en barra en las carnicerías, en la nevera, pero resulta que subí de la compra sin la carne. Estamos cada vez peor con los años, que vamos a hacer...
Llevo mucho tiempo con unas ganas tremendas de probar el atún en manteca y, por su puesto, de hacerlo yo...
Así que pensé: tengo pulpo cocido en el congelador, pues igual esta idea funciona....
¡Madre del amor hermoso!, ¡qué plato más ricooooooo!. Hasta mi marido dice que le gusta incluso más que con carne. Tiene un sabor potente al pulpo pero a la vez suave con la manteca y quedan unas tostas que quitan el hipo, este se va a convertir ya en otro plato recurrente en mi cocina. Tiene todo lo que me gusta, fácil, económico y muy sabroso.
Os animo a que lo elaboréis, hago una apuesta con vosotros de que me daréis la razón. Delicioso...
Disfrutad...


Os pongo las cantidades que yo usé, con ellas me salieron dos tarros como los de la foto, tamaño bol aproximadamente.


300 gr. de manteca en barra
250 gr. de pulpo cocido y en rodajas
1 pizca de sal
1 cucharada de pimentón de la vera
1 cucharada de orégano
1 cucharada de comino molido
1 cucharadita de tomillo
2/3 dientes de ajo


Ponemos en la sartén la manteca con todas las especias y los ajos muy picaditos, el fuego que no esté muy alto, más bien fuego medio, que no empiece a freírse muy fuerte, sino suave,mente, cuando hayan pasado unos 10 minutos le agregamos el pulpo y dejamos unos minutos más, no es necesario tenerlo mucho tiempo porque el pulpo está ya cocido.
Si os gusta más que la manteca sea "colorá", echar más pimentón pero ya no de la vera, sino uno dulce normal para que no dé demasiado gusto.
Apartar del fuego y dejar templar, volcar sobre el recipiente elegido y cuando esté frío meter en la nevera para que la manteca cuaje,
En la foto lo he servido sobre una rebanada de asn integral, la verdad es que está tan rico que siempre me como dos y eso que sacia bastante.
Espero vuestros comentarios, sobre todo si son para contarme como os ha quedado a vosotros..



Recetas relacionadas:
Tosta de patacón con guacamole y pulpo
Croquetas de pulpo la gallega
Timbal de patatas violeta, pulpo y ali-oli de pimentón
Pulpo a la gallega fácil