Top blogs de recetas

sábado, 1 de junio de 2019

GAZPACHUELO DE VERANO CON AGUACATE, MANGO Y GAMBAS



Sin ninguna duda el gazpachuelo es uno de los platos estrella y bandera de la cocina tradicional malagueña, un icono de la cocina de toda la vida, cuyo origen está en el pueblo más humilde. Su base es ante todo una mayonesa ligada a un caldo en el que según el poder adquisitivo que se tuviera llevaba patatas, pescado, gambas, almejas..
Es uno de los platos malagueños más deliciosos y más solicitados por todos los visitantes de esta bella tierra. En ninguna casa falta su receta y, como con cualquier plato, en cada una de ellas se le pone su toque personal, la receta es la misma y raro es que no guste a alguien.
Hace unos días se publico un magnifico libro, "Gazpachuelos de Málaga" de  Fernando Sànchez Gómez en el que se pueden encontrar recetas desde las más clásicas a las más vanguardistas, todas ellas muy bien explicadas y con unas preciosas fotos.


Hubo varias que me encantaron, entre ellas la de Gazpachuelo de verano de Miguel González del restaurante Casa Frutos, y enseguida me puse manos a la obra pero, como siempre, adaptando la receta a mi manera, variando algunas cosillas.

 No estaba muy convencida del resultado ya que estamos acostumbrados de comer el gazpachuelo calentito y no las tenía todas conmigo. Pero el resultado fué espectacular, está tremendamente delicioso, fresquito y con mucho sabor, muy delicado y elegante.
Siempre que preparo gazpachuelo me sobra un poco de caldo y a partir de ahora pienso guardarlo para al día siguiente aprovecharlo en esta receta, que ya se ha convertido en una de mis favoritas. Al preparar el caldo le he puesto una patata cortada para darle un poco más de cuerpo y he aprovechado para cocer en ella las gambitas (usé las gambas arroceras), para darle más sabor.
No seáis reticentes y probarlo, os aseguro que no os vais a arrepentir, ¡está exquisito!
Disfrutad...


Para el caldo:
agua
1 patata
unas gambas arroceras
sal
zumo de limón
mayonesa (de aceite de oliva virgen extra suave o de girasol)
Para la guarnición:
aguacate
mango
las gambas anteriores cocidas
sal
limón
aceite de oliva virgen extra

Ponemos a cocer el agua con una patata troceada y cuando esté casi hecha, incorporamos las gambas y terminamos de cocer. Colamos muy bien el caldo desechando las patatas y reservando las gambas y dejamos enfriar totalmente.
Preparamos la mayonesa con el aceite que tengamos costumbre. En esta receta yo SIEMPRE preparo la mayonesa a mano, como se ha hecho toda la vida ya que, bajo mi punto de vista, esto le da un sabor mucho más rico. La desleímos muy bien con el caldo reservado completamente frio, salamos al gusto y mezclamos con un poco de zumo de limón.
Troceamos el aguacate y el mango y pelamos las gambitas.
Con ayuda de un aro ponemos una capa de mango seguida de una de aguacate, salamos, le ponemos unas gotitas de limón y un hilo de aceite de oliva virgen extra, terminamos con una capa de gambitas.
Apartamos el aro y se salsea el plato con el caldo del gazpachuelo.
Tomar mezclando los ingredientes con el caldo.
¡Os harán la ola!




domingo, 24 de marzo de 2019

PULPO EN MANTECA










Hay platos y recetas que van de generación en generación, otros son recetas creadas recientemente y hay otras que son debido a un batiburrilo de ideas que mezclas en tu cabeza y al final funcionan de maravilla.
En casa suelo preparar de una forma asidua el lomo en manteca tan típico de esta tierra y que igual  sirve par desayunar, para aperitivo de media mañana o tarde o para acompañar un buen plato de patatas fritas con huevo.
Pues el otro día tenía un trozo de manteca, de las que se compran en barra en las carnicerías, en la nevera, pero resulta que subí de la compra sin la carne. Estamos cada vez peor con los años, que vamos a hacer...
Llevo mucho tiempo con unas ganas tremendas de probar el atún en manteca y, por su puesto, de hacerlo yo...
Así que pensé: tengo pulpo cocido en el congelador, pues igual esta idea funciona....
¡Madre del amor hermoso!, ¡qué plato más ricooooooo!. Hasta mi marido dice que le gusta incluso más que con carne. Tiene un sabor potente al pulpo pero a la vez suave con la manteca y quedan unas tostas que quitan el hipo, este se va a convertir ya en otro plato recurrente en mi cocina. Tiene todo lo que me gusta, fácil, económico y muy sabroso.
Os animo a que lo elaboréis, hago una apuesta con vosotros de que me daréis la razón. Delicioso...
Disfrutad...


Os pongo las cantidades que yo usé, con ellas me salieron dos tarros como los de la foto, tamaño bol aproximadamente.


300 gr. de manteca en barra
250 gr. de pulpo cocido y en rodajas
1 pizca de sal
1 cucharada de pimentón de la vera
1 cucharada de orégano
1 cucharada de comino molido
1 cucharadita de tomillo
2/3 dientes de ajo


Ponemos en la sartén la manteca con todas las especias y los ajos muy picaditos, el fuego que no esté muy alto, más bien fuego medio, que no empiece a freírse muy fuerte, sino suave,mente, cuando hayan pasado unos 10 minutos le agregamos el pulpo y dejamos unos minutos más, no es necesario tenerlo mucho tiempo porque el pulpo está ya cocido.
Si os gusta más que la manteca sea "colorá", echar más pimentón pero ya no de la vera, sino uno dulce normal para que no dé demasiado gusto.
Apartar del fuego y dejar templar, volcar sobre el recipiente elegido y cuando esté frío meter en la nevera para que la manteca cuaje,
En la foto lo he servido sobre una rebanada de asn integral, la verdad es que está tan rico que siempre me como dos y eso que sacia bastante.
Espero vuestros comentarios, sobre todo si son para contarme como os ha quedado a vosotros..



Recetas relacionadas:
Tosta de patacón con guacamole y pulpo
Croquetas de pulpo la gallega
Timbal de patatas violeta, pulpo y ali-oli de pimentón
Pulpo a la gallega fácil

jueves, 28 de febrero de 2019

CREMA DE COL Y PATATA CON TOPPING DE CEBOLLA, MANZANA Y ZANAHORIA



Aunque todavía estamos en invierno, tenemos un tiempo fantástico, aquí en Málaga las playas ya están llenas de quienes quieren tener buen colorcito para Semana Santa. Normal.Vivimos en un lugar privilegiado, aunque un poco de lluvia nos vendría genial, pero "nunca llueve a gusto de todos", nunca mejor dicho.
De cualquier forma todavía apetece unas sopas y cremas calentitas o templadas para echarle al cuerpo.
El otro día me regalaron una col maravillosa de un huerto urbano, no muy lejos de casa, que, por cierto, me parece una idea maravillosa lo de los huertos urbanos, unos pequeños oasis en plena ciudad. Uno de mis sueños sería tener uno propio de dónde sacar toda la fruta y verdura que gastamos en casa. Pero por otra parte, soy muy afortunada porque mi yerno de vez en cuando me trae unos productos maravillosos del suyo.
En fin, que desvarío para variar, usé media col para preparar unos rollitos de primavera riquísimos y como había que aprovechar el resto, pues se me ocurrió esta crema que resulto ser un éxito hasta para los que en casa no les seduce mucho el sabor de la col. Se camufla muy bien en esta receta y queda con un sabor muy delicado y suave.
Para animarla un poco se me ocurrió ponerlo un "topping" con un poco de cebolla, zanahoria y manzana medio caramelizadas y rematarla con unas nueces para darle el toque crujiente. Pero como veis en la foto se me olvidó ponerselas.. es que soy un caso.
Pues aquí tenéis la receta e esta crema tan rica, barata y deliciosa para primer plato de un almuerzo o plato único de una cena.
Disfrutad....



1/2 col
3-4 patatas
2 dientes de ajo
Agua o caldo
aceite de oliva virgen extra
sal
pimienta

Para el topping:
1/2 cebolla
1 zanahoria pequeña
1 manzana
Nueces


Empezamos picando un poco la col, no hace falta que seáis precisos ya que luego la batiremos.
En una cacerola amplia con un chorreón de aceite de oliva virgen extra empezamos a pochar la col salándola ligeramente, añadimos también los ajitos picados. Simplemente es darle un toquecito no hace falta que la hagáis mucho. Incorporamos las patatas a gajos y damos unas vueltas.
A continuación añadimos agua o caldo, un poco más de cubrirlo todo. A mi siempre me gusta tener caldo casero en el congelador para estos platos ya que le aporta mucho más sabor y alimento.
Coceis hasta que la verdura esté blandita. Batimos bien y rectificamos con sal y pimienta.
En una sartén con aceite de oliva virgen extra vamos haciendo a fuego lento la cebolla en juliana, la zanahoria en tirar y la manzana a cuadraditos. Yo la dejé hasta que estaba bien blandita y como medio caramelizada.
Adornamos la crema con este salteado y unas nueces picadas para darle crujiente (en la foto no está pero le va de maravilla)
Y a gozar de una suave y rica crema...


Recetas relacionadas:
Verduras salteadas con curry y pasas
Pac choi con shitake
Crema de cheddar y topping de ocra y nachos
Sopa cremosa de pollo con pasta
Crema de hojas de rabanitos
Crema de coliflor con salmón
Crema nazarí
Crema de acelgas
Crema de col lombarda

domingo, 24 de febrero de 2019

TOSTAS DE PATACÓN CON GUACAMOLE Y PULPO O FUSIÓN ENTRE CULTURAS






¡Vaya nombre largo que me he buscado!
Os explico, no hace mucho descubrimos en casa el plátano macho, muy típico en América latina como sabéis, resulta delicioso si lo cortamos en trozos de un dedo de grosor, los freímos, machacamos y volvemos  freír,y ya se convierten en "patacones" o "tostones", muy típico para acompañar ceviches, con salsas o de múltiples maneras. Hasta ahí bien..
Me pareció buena idea usarlos tambien como si fueran los nachos con el guacamole y me encantaron, decidí dar un paso más y acompañarlos con pulpo a la gallega, otro de mis platos favorito, y resultó ser una receta espectacular.
De ahí ese nombre de "entre culturas", el plátano verde macho de Latinoamérica, el guacamole mexicano pero realizado con unos maravillosos mangos de la Axarquía con mucho Sabor a Málaga y un maravilloso pulpo con la tradicional receta gallega, ¿qué más se puede pedir?.
Resulta un entrante o un aperitivo de lo más lucido y delicioso, sorprenderéis a familiares y amigo y es muy fácil de elaborar.
Que no sólo lo de nuestra tierra está rico, lo de fuera también...
Sólo os pongo cantidades del guacamole, que os sobrará para otro momento, plátanos y pulpo, según las "tostas" que vayáis a servir. Con un plátano tendréis aproximadamente para unos 6 patacones.
Disfrutad...


Plátano macho verde
pulpo cocido
sal
pimentón dulce o picante
aceite de oliva virgen extra
Para el guacamole:
2 aguacates maduros
1/4 de cebolla morada
1 tomate rojo
1 ramita de cilantro fresco o 1 cucharadita de cilantro en polvo
Unas gotas de tabasco
sal
zumo de 1/2 limón
50 gr. de aceite de oliva virgen extra


Preparamos el guacamole simplemente batiéndolo todo bien que es como a mí me gusta o si preferís más que quede enterito, machacáis los aguacates, picáis muy pequeñito el tomate y la cebolla y ligáis con el resto de ingredientes. Rectificar de sal y reservar.
Pelamos y cortamos el plátano macho en rodajas de un dedo de grosor y los freímos en aceite caliente hasta que empiece a dorarse un poco. Colocamos sobre papel absorbente, pasamos a papel film y cubrimos con otro trozo. Aplastamos los trozos de plátano uno a uno con ayuda de un cazo, para que nos quede como una "tortillita" y volvemos a freír en aceite caliente. Salamos y reservamos.
Cortamos el pulpo en rodajas si lo tenemos entero, rociamos con un poco de aceite de oliva virgen extra y metemos en el microondas unos 30 segundos (también podéis ponerlo directamente sin calentar). Sacamos y rociamos con un poco de pimentón picante o dulce a nuestro gusto, personalmente siempre le pongo picante.
Montamos nuestro deliciosos aperitivo colocando primero un patacón, cubrimos con un poco de guacamole y rematamos con unas rodajitas de pulpo...
¡De vicio!



Recetas relacionadas:
Pan bizcocho de aguacate
Gazpacho de aguacate
Hamburguesa de aguacate con pan de tomate
Helado de aguacate
Ensalada de aguacates en molde
Hummus de aguacate con mermelada de gin-tonic
Croquetas de pulpo a la gallega
Timbal de patatas violeta con pulpo y ali-oli de pimentón
Pulpo a la gallega fácil


jueves, 14 de febrero de 2019

PIZZA DE PIMIENTOS ROJOS CON TOMATE, CEBOLLA Y BERENJENA




En todos los hogares se recurre a una buena pizza para cenar, para un día festivo con amigos o simplemente porque nos apetece.
Es un clásico que nunca falla y si pasamos de las precocinadas y nos decantamos por hacerlas nosotros mismos partiendo de la base, es un alimento de lo más saludable y 100 por 100 dieta mediterránea.
En casa se suelen hacer los sábados por la noche, para mi hija de verduras, para mi hijo la favorita es la de kebab, pero las preparo de cualquier cosa.
Incluso cambiando la típica base de harina por otra como por ejemplo, de coliflor. Hay otras optaticas como son, por ejemplo, la de remolacha, zanahoria...
Hoy os traigo una base de pimientos asados, es una idea que tomé del blog Bakestreet, os lo recomiendo, tiene unas recetas buenísimas y sus fotos son espectaculares.
Pues partiendo de esta base le añadí los ingredientes que me parecieron que les iba bien a los pimientos asados, tomates, cebollas, berenjena.. Unos vegetales que se dan de maravilla en mi zona, así que hay que aprovecharlos.
Y el resultado fue espectacular, es muy fácil de elaborar, añadir los ingredientes que más os gusten y disfrutaréis de una pizza fuera de serie.
Disfrutad....


Para la base:
250 gr. de harina de fuerza
1/2 sobre de levadura en polvo
1 pellizco de zúcar
1 pellizco de sal
150 gr. de pimiento rojo asado
100 gr. del caldo que ha soltado los pimientos al asarse

Relleno.
1 cebolla hermosa o 2 pequeñas
1 lata de tomate natural pequeña
2 dientes de ajo
1 berenjena
tomates cherrys
aceitunas negras
1 bola de mozzarella
queso rallado
sal
azúcar
orégano
queso rallado (usé el de cuatro quesos)
aceite de oliva virgen extra

Los pimientos ya asados lo podéis comprar ya hechos en bandeja en el súper o incluso en algunas panaderías los venden ya cocinados. En mi caso como nos gusta tanto la ensalada de pimiento, aproveché y cociné una buena tanda.
Los lavo bien, los seco y los embadurno bien con aceite para que luego sea más fácil quitarles la piel. Los meto al horno precalentado a 180º unos 20/30 minutos hasta que estén blanditos y bien asados.
Los dejo reposar y enfriar. Se pelan, se les quita bien las pepitas y se trocean (con cebolla, atún y huevo cocido aliñado con aceite de oliva, sal y limón son un manjar). Retiro la cantidad que necesito de pimientos y caldo y reservo.
Mezclo el resto de los ingredientes secos de la masa y les añado los pimientos y el caldo que previamente he pasado por la turmix,. Se amasa bien, se forma una bola y se guarda en un lugar cálido para el día siguiente (o de la mañana a la noche), es la única dificultad de esta masa, dejarla reposar.
Cuando ya tenemos nuestra masa lista, la estiramos sobre la encimera de la cocina enharinada, le damos formas dejando en borde gordito.
De la cebolla tomamos 1/4 y la picamos menudita, se pocha en una sartén con un poco de aceite de oliva, añadimos los ajos y seguidamente el tomate natural triturado. Añadimos un poco de sal y azúcar para la acidez, un poco de orégano y dejamos que reduzca hasta que nos quede una salsa espesa, Reservamos.
Picamos el resto de cebolla en tiras finas o juliana y pochamos en una sartén con un poco de aceite a fuego bajo, para que nos quede como medio caramelizadas y bien blanditas. Reservamos.
Cortamos la berenjena en rodajas finas y las pasamos por la plancha, no es necesario hacerlas del todo, reservamos.
Montamos la pizza poniendo en primer lugar el tomate con la cebolla, seguidamente la mozzarella desmenuzada, a continuación la cebolla en juliana, las rodajas de berenjena, los cherrys cortados por la mitad, orégano, aceitunas negras en rodajas y queso ralladdo.
Metemos al horno precalentado a 180º durante unos 20 minutos o hasta que veamos que la masa está doradita.
En asa no me qudaban unas hojas de albahaca, pero le viene genial a la hora de servir.
Espero vuestros comentarios diciéndome que relleno habéis usado, que seguro que serán riquísimos.
¡Hasta la próxima receta!



Recetas relacionadas:
Pizza al pesto
Pizza con masa de coliflor
Pizza Inés Rosales
Pizza de spaguettis a la carbonara
Pizza tremenda





domingo, 13 de enero de 2019

MOUSSE DE CREMA DE ORUJO



¡FELIZ AÑO NUEVOOOOO!.
Aquí estoy por primera vez en este recién estrenado 2019, ¿cómo os han ido las fiestas?, espero que bien, aunque os tengo que reconocer que personalmente estaba deseando de acabaran, no por las fiestas en sí, simplemente me gusta la rutina en el hogar, los horarios, cada uno de nosotros en sus respectivos trabajos o estudios... odio el caos hogareño!!
Bueno, que me pierdo.... seguro que a todos nos ha sobrado algún producto navideño, turrones, mantecados, algún marisco, carne o pescado que hemos reutilizado y, posiblemente tambien algún tipo de bebida.
De esas bebidas que nos traen de obsequio los invitados o, como en mi caso, alguna botellita que ha sobrado de la cesta navideña de empresa.
Tenía yo una botellita de crema de orujo, que tengo que reconocer que es la primera vez que la pruebo y está riquísima, y no sabía que hacer con ella. Así que me metí en las redes para buscar una solución y como me ha pasado un millón de veces la encontré en Directo al paladar, os recomiendo fervientemente esta página, tiene un sinfín de recetas para todos los gustos, fáciles y sabrosas. La visito muchísimo y he cocinado un montón de sus platos. El otro día preparó mi hija un chili vegetariano suyo que estaba para chuparse los dedos.
En fin que os propongo esta idea de aprovechamiento para esa botellita que os ha sobrado..
Feliz año y,,,
Disfrutad......


150 gr. de crema de orujo
35 gr. de azúcar glass
2 bricks pequeños de nata para montar (400 ml)
5 hojas de gelatina
Para adornar: chocolate rallado, frutos secos, galletitas...


Hidratamos las hojas de gelatina en agua fría mientras vamos montando la nata con el azúcar. En un cazo calentamos la crema de orujo, sólo templada para poder hidratar las hojas de gelatina que la incorporaremos bien escurridas y diluiremos bien.
A continuación vamos añadiendo poco a poco el orujo con la gelatina a la nata montada con movimientos envolventes.
Introducimos en una manga pastelera con boquilla ancha y rizada y montamos en el recipiente que hayamos elegido. Metemos en la nevera hasta el momento de servir, al menos una hora después para que coja consistencia,
Decoramos rallando chocolate o galletas por encima, algún fruto seco o lo que más nos guste.
En la foto con un poco de cacao y una neula.
Facilísimo!!


Recetas relacionadas:
Mousse de té matcha
Mousse de chirimoya
Mousse de turrón
Espuma de naranja
Mousse de galletas Oreo
Crema de yogurt y kiwi







lunes, 17 de diciembre de 2018

GAZPACHO DE AGUACATE



¿Cómo van los preparativos festivos? ¿Habéis visto ya las luces de Calle Larios en Málaga y el resto que os ofrece la ciudad como ya os recomendé?
Seguramente ya tenéis pensado y casi preparado el menú de Nochebuena pero por si acaso hoy os presento un aperitico de lo más lucido y rico.
Se trata de un gazpacho de aguacate, por supuesto aguacates de la Axarquía malagueña, lleno de sabor, color y propiedades.
El pasado puente de diciembre, como todos los años, tuvimos la Gran Feria de Sabor a Málaga, donde ofrecen todos los productos de nuestra tierra con su sello de calidad En ella se encuentra desde aceites, chacinas y quesos, encurtidos, repostería, productos frescos y envasados, todos de Málaga y provincia.
Uno de los productos que encontré este año fué el gazpacho de aguacate de Frudel, una empresa de la zona dedicada exclusivamente al aguacate.


A mi hija le encantó, con toda confianza comprad sus productos que tienen una calidad excepcional. Pero ya sabéis como soy, me encanta hacer las cosas yo misma..
Así que me puse manos a la obra,,, exquisito que me salió sí señor... En casa encantó. personalmente me tomé tres vasos seguidos..
Este gazpacho me parece una idea genial para que en las comidas o cenas de estas fiestas sea el entrante estrella.
Os dejo mi receta, que no deja de ser un gazpacho en el que se sustituyen los tomates por aguacate, así que elaborarlo a vuestro modo, con vuestras proporciones y os quedará de lujo.
Disfrutad...


3 aguacates
1/4 de cebolla
1 pimiento
2 dientes de ajo
4 rodajas de pan (preferiblemente de días anteriores)
agua
limón o vinagre
sal
aceite de oliva virgen extra

En una batidora o robot de cocina batimos bien los aguacates, cebolla, pimiento, ajos, sal,limón o vinagre, agua y el pan.
Cuando todo esté bien pasado seguimos batiendo echando el aceite de oliva virgen extra en hilillo, aproximadamente 4 o 5 cucharadas.
Rectificamos de sal y de espesor a nuestro gusto echándole más agua y resermos en frío hasta el momento de servir.


Recetas relacionadas:
Ajoblanco de altramuces
Gazpacho de remolacha
Gazpacho verde
Salmorejo negro
Vasitos de remolacha
Chupito de brécol