Top blogs de recetas

sábado, 22 de mayo de 2021

MEJADDARA(ARROZ CON LENTEJAS RECETA ÁRABE)




 Hoy os vuelvo a traer una receta que he visto en las redes, más concretamente en www.laubeleal.com.
Realmente en este tiempo que he estado sin apenas editar nada he preparado bastantes recetas nuevas propias pero nunca les he hecho fotos, he estado un poco vaga, nos volveremos a poner las pilas pero mientras tanto os propongo esta receta de lentejas y arroz de origen árabe que me parecio muy interesante y da muy bien resultado. 
Se trata de un  plato de lentejas y arroz con cebolla frita y diversas especias típicas de esta cultura tan llena de matices y sabores. Es un plato muy aromático y sabroso, y nos hace saltarnos la rutina del día a día con el tan temido ¿Qué hago hoy de comer?. Ahí os la dejo..
Disfrutad..


1 vaso de arroz basmati
2 vasos de agua
150 gr. de lentejas
agua
laurel
trozo de pimiento verde
1 cebolla grande
2 cucharadas de harina
aceite de girasol
aceite de oliva virgen extra
1 cucharadita de semillas de comino
1 cucharadita de semillas de cilantro
1/2 cucharadita de pimienta
1 cucharadita de canela molida
1 cucharadita de azúcar moreno
sal
sésamo negro

Cocer las lentejas en agua junto al trozo de pimienta, el laurel y un poco de sal. Reservar
Cortamos las cebollas en aros finas, salamos y enharinamos y las freímos en el aceite de oliva hasta que estén bien doradas y crujientes. Reservamos en papel de cocina absorbente.
Cocemos el arroz dejándolo al dente con un poco de sal. 
En la olla donde vayamos a terminar el guiso tostamos las semillas de comino y cilantro, añadimos un poco de aceite de oliva virgen extra, el arroz, pimienta, canela y azúcar. Ligamos todo bien para que se aúnan los sabores.
Incorporamos las lentejas y la mitad de las cebollas fritas. Salpimentamos y movemos con cuidado dejando el conjunto hacerse unos minutos.
Servimos con el resto de la cebolla frita por encima y un poco de sésamo. 




Recetas relacionadas:






TORTILLA EN SALSA

 





Seguro que si os pregunto cual es la tortilla más rica, me decís que la de vuestra madre. ¿A que sí?. Es un tópico pero muy real, son los sabores de nuestra infancia, de nuestra casa y siempre la mejor tortilla será la de mamá, como las croquetas, no falla.
La tortilla española es un clásico en nuestras cocinas, con o sin cebolla, con  o sin pimiento, bien hecha o jugosita por dentro, tenemos mil versiones de este castizo plato.
Hace tiempo que tenía ganas de preparar la tortilla en salsa, nunca la había preparado y los platos que llevan salsa, por regla general, están buenísimos, así que me puse a ello. Encontré muchas recetas, pero la que más me gustó para mi primer intento (cocinaré con otras salsas) fue la del Blog de cuina de la dolorss.
Pero ya sabéis que yo siempre adapto las recetas a los gustos de mi propia casa y tengo  que deciros que el resultado fue espectacular, está riquísima, a todos les encantó. Ya me estoy planteando que a partir de ahora pocas veces voy a hacer la clásica.
El secreto está en unos buenos ingredientes y en que eliminéis o añadáis lo que más os guste. Además en una buena receta de aprovechamiento por si se os va la mano preparando tortilla, al día siguiente la servís en salsa.
Preparad la tortilla como tengáis costumbre y a partir de ahí cocináis la salsa. No os pongo cantidad de ingredientes exactos para que lo amoldéis al tamaño que mejor os venga.
En esta ocasión hice un buen tortillón, nos sobró casi la mitad porque llena bastante (no parábamos de mojar pan), pero eso fué lo mejor ya que en la siguiente comida la calentamos un poco en el microondas y dimos buena cuenta de ella. También se puede tomar fría así que para llevarla a la playa o el campo está genial.
No os perdáis esta receta, merece la pena.
Disfrutad...



Para la tortilla:

patatas
huevos
cebolla
chorreoncito de leche
sal
pimienta
aceite de oliva virgen extra

Para la salsa:
cebolla
perejil
1 cucharada de harina
3 cucharadas de tomate frito casero o envasado
un chorreoncito de vino blanco
1 vaso de caldo de verduras (o agua en su defecto)
almendras picadas
sal
pimienta
laurel
aceite de oliva virgen extra


Preparamos la tortilla según nuestra costumbre, yo le pongo un poquito de leche al batido de huevos para darle más cremosidad (Dolorss también lo hace) y le pongo cebolla picadita. Es interesante que la tortilla nos quede gordita y bien "apretadita" ya que luego va a la salsa.
Para la salsa ponemos en una sartén mayor que el tamaño de la tortilla un poco de aceite de oliva virgen extra y vamos pochando la cebolla bien picada. Añadir el ajo y a continuación la harina, dejar un par de minutos y añadir el tomate. laurel, sal, pimienta, caldo y unas almendras picaditas (usé de las tostadas). Dejar hacer el caldo a fuego medio unos 10 minutos e incorporar la tortilla partida en porciones con cuidado. Dejar hacer a fuego medio-bajo unos 10 minutos más.
Servir con perejil picado.


Recetas relacionadas:






domingo, 28 de febrero de 2021

CREMA DE GUISANTES CON ROCK & ROLL


 


Hoy es el día de Andalucía, mi tierra. Una tierra llena de vida, contrastes, buena comida y muy buena gente. Aquí nos encanta recibir visitantes, españoles o "guiris" como los solemos llamar con todo el respeto del mundo.

Siempre seréis bienvenido por estos lares de mar, montaña, nieve, rios, monumentos, cultura y de las mejores de las gastronomías ya que contamos con una variedad infinita de productos y un saber culinario que se ha ido pasando de generación a generación.

Pues hoy os presento un plato muy sencillo, contrastando el plato con el interior en mi pequeño homenaje a Andalucía y esperando, que cuando por fin se levanten todas las restricciones podáis pasaros por aqui unos días y echar un ratito bueno con los andaluces. Es una sencilla crema de guisantes pero con un poco de "rock & roll" que se lo doy con un poquito de chili en polvo, lo acompaño con unas verduritas y un poco de perejil y nos queda un plato de lo más apetitoso no sólo de sabor sino de presentación también,

Nada, que gocéis de Andalucía estéis donde estéis.

Disfutad....



400 gr. de guisantes aproximadamente (usé congelados que tenía en casa)

2 patatas medianas

1 cebolla

1 cucharada hermosa de mantequilla

caldo de verduras o pollo o agua (suelo usar caldo del puchero que siempre tengo en el congelador)

1 yema de huevo

1 brick pequeño de nata para cocinar

sal

pimienta

chili

zumo de limón

Para adornar he usado:

bastones y rodajas de zanahorias cocidas al vapor con un poco de sal, pimienta y aceite de oliva virgen extra

pimiento morrón

tiras de puerro fritas

perejil

costrones de pan frito

Aceite de oliva virgen extra


En una cacerola ponemos los guisantes, la patata pelada a trocitos, la cebolla troceada y la mantequilla.. Cubrimos con agua y ponemos a fuego fuerte unos 5 minutos, a continuación bajamos la potencia y dejamos hacer hasta que esté toda la verdura cocida. Si durante la cocción vamos necesitamos más caldo se lo vamos incorporando, que estén cubiertas las verduras.

Pasamos por la batidora o el pasapurés para que nos quede una crema bien batida. Esperamos que se enfríe un poco.

En un vaso o bol ponemos la yema de huevo y la nata y la batimos bien con un tenedor. Incorporamos a la crema de verduras, recordad, no debe de estar muy calienta para que no se nos cuaje la yema, mezclamos bien y es el momento de echarla sal (cuidado si el caldo ya llevaba), pimienta y chili al gusto. Yo le puse algo menos de media cucharadita. Terminamos con un chorreoncito de zumo de limón y probamos por si tenemos que rectificar.

A la hora de servir calentamos SIN QUE LLEGUE A HERVIR y y adornamos con la verdura o topping elegido y un chorreoncito de aceite de oliva virgen extra.

¡Brutal!



Recetas relacionadas:

Crema fría de pepino y aguacate

Crema de col y patata con topping de cebolla, manzana y zanahoria

Guisillo de San José

Crema de cheddar con topping de ocra y nachos

Sopa cremosa de pollo con pasta

Crema de hojas de rabanitos

Crema de palitos de cangrejo

Crema de coliflor con salmón

Crema nazarí

Crema de acelgas

Saltavallaos

Crema de calabaza

Caldito de pintarroja

Crema de col lombarda



sábado, 13 de febrero de 2021

SAN JACOBO DE PESCADO CON SALSA A LA PIMIENTA


 



Después de enseñaros dos recetas "copiadas y adaptadas" a Mis Comiditas, hoy os enseño una propia, no original, por supuesto porque hay muchas más recetas de San Jacobos de pescado, pero ésta es la que hacemos en casa y más gusta. 

Aunque tengo que deciros que mis hijos son de comer muy poco pescado y la preparo muy de tarde en tarde, por eso os pido perdón por la calidad de la foto. La preparé para cenar y mi móvil como que no saca muy bien las fotos (aunque sospecho que soy yo no el teléfono). Cuando vuelva a prepararlo intentaré hacer una de mayor calidad, pero no quería dejaros sin una versión del pescado para los menos adictos que seguro que les encanta.

Esta vez la serví con salsa a la pimienta que le viene bien no sólo a la carne, un sobrecito de esos que venden en cualquier súper y que está tan rico. Ya sabéis que prefiero hacer las cosas personalmente en vez de comprar preparado, pero éste es uno de los que sí me gustan, Tiene muy bien conseguido el sabor, de cualquier forma en internet hay infinidad de recetas de cómo hacerla.

Sin más os dejo con este plato tan rico, fácil y con mucho alimento.

Disfrutad...



4 filetes de emperador, pez espada o aguja palá (según la región)

1 cebolla

1 calabacín

1 diente de ajo

lonchas de queso

sal

pimienta

aceite de oliva virgen extra

huevo

pan rallado

salsa a la pimienta

Para acompañar:

patatas fritas, cocidada o en puré, pasta, arroz...


Empezando picando pequeñito la cebolla y el calabacín, podéis cambiar las verduras como más os gusten, zanahorias, berenjenas, champiñones...

En una sartén con un poco de aceite de oliva virgen extra empezamos a pocharla. Añadimos el ajo picadito y salpimentamos. Nos debe de quedar bien pochadito. Reservamos.

Colocamos cada filete de pescado entre dos láminas de papel film y con un rodillo vamos aplastándolo con cuidado que se nos rompa lo menos posible pero intentado que nos quede muy finito. Salpimentamos los filetes de pescado.

Extendemos sobre la tabla o un plato cada filete y lo cubrimos con lonchas de queso (y jamón cocido o serrano si queréis un plato más completo), añadimos un poco de nuestra verdura y vamos enrollando como hacemos con los San Jacobo de toda la vida, procuramos meter bien los bordes hacia dentro para que quede bien sellado.

Pasamos  por pan rallado-huevo-pan rallado- huevo para que nos quede una buena capa y no se salga el interior.

Personalmente me gusta hacerlo con algo de antelación para que las capas queden bien adheridas.

Freímos en una sartén amplia con aceite de oliva virgen extra y ponemos en papel absorbente. 

Preparamos la salsa a la pimienta ya sea de sobre y casera.

Freímos patatas o el acompañamiento que más nos guste.

Montar el plato salseando bien cada rollito.



Recetas relacionadas:

Campero de gambas

Langostinos con leche de coco y soja

Mousse de bacalao con pimientos confitados

Tartar de bacalao y mango

Lomo de bacalao confitado con migas de chorizo y pimiento

Alóndigas de pescado en salsa

Buñuelos de pescado y verduras

Crepes de marisco y pescado

Bacalao à bràs

Buñuelos de bacalao

Rollitos de merluza con salsa de limón






domingo, 31 de enero de 2021

TARTA CEBRA TRES CHOCOLATES

 






Como os contaba en mi última entrada del blog (Espaguetis Daviz Muñoz), en Instagram sigo a muchos chef, cocineros, aficionados, influencers da la cocina... Pues hoy os presento a otras de mis favoritas, Silvia, o @megasilvita como la podéis encontrar en Instagram, una andaluza muy, pero que muy resalá que hace unos videos muy divertidos y unas recetas de postres que están pá morirse como dice ella. Su blog es Mega Silvita, no os lo perdáis, tiene unas recetas maravillosas, eso sí, sólo de verlas vais a engordar, pero como esta andaluza es tan requetesalá, si la seguís en Instagram también os enseña a poneros en forma, así que imperdonable si no le hacéis una visita.
Pues hoy la receta que os traigo de Silvia es la tarta de tres chocolates que hemos hecho toda la vida pero en vez de con cuajada, con queso crema, y en vez de a capas, pues..modo cebra. 
Pensaba que era más difícil conseguir ese modo, pero es superfácil, y el cambio de la cuajada por el queso es todo un acierto. En su receta, la Mega pone 10 hojas de gelatina pero yo la próxima vez que la prepare le pondré un par de ellas menos porque me parece que queda demasiado compacta. 
De cualquier forma es rica, fácil y preciosa, asi que teneis que hacerla sí o sí.
A mi esta vez no sé que me pasó que no pondría bien las cantidades de galletas y mantequilla porque la base no me quedó como siempre, pero, bueno, eso nos pasa a todos, así que no pasa nada.
¡No se os olvide echar un vistazo a MegaSilvita, que paso lista!
Perdonad por las fotos tan malas, pero las hice de noche porque los niños ya no aguantaban más sin hincarles los dientes.
Disfrutad....
 


Para la base:
200 gr. de galletas María
75 g. mantequilla 
Para el cheesecake:
180 gr. chocolate blancco
170 gr. chocolate con leche
175 gr. chocolate negro
10 hojas de gelatina neutra
450 gr. de queso crema
750 gr. de nata para montar


Mezclar las galletas trituradas con la mantequilla fundida y ponerlas en el fondo de un  molde desmontable (el mío de 23 centímetros), guardamos en la nevera mientras seguimos con la receta.  
Hidratamos las hojas de gelatina en agua fría.
En una cacerola poner el queso y la nata a calentar y mezclamos muy bien. Añadimos las hojas de gelatina escurridas e incorporamos todo muy bien, si es necesario usar la batidora.
Repartir esta mezcla en tres cacharros en la misma proporción.
En cada uno de ellos echar los diferentes chocolates, derretirlos y mezclarlos bien.
Sacamos el molde de la nevera y vamos poniendo en el centro dos cucharadas de cada uno de los chocolates, siempre en el mismo orden. Por ejemplo: blanco, con leche, negro, blanco, con leche, negro... hasta que terminemos con toda la mezcla.
En este punto yo lo dejé unos minutos y luego con la punta del cuchillo le hice unas rallas para conseguir el efecto que veis en las fotos.
Guardar en la nevera varias horras antes de desmoldar y servir.



Recetas relacionadas:




ESPAGUETIS DAVIZ MUÑOZ DE ALMEJAS, COCO, LIMA Y CAFÉ






Tengo que reconocer que últimamente la red que más me gusta seguir y usar es Instagram, me parece muy rápida, directa y muy accesible a los contenidos que más nos gusten, aunque un poco pesada con la publicidad, hay que reconocerlo.
En ella sigo (y me siguen) muchas páginas y personas tanto anónimas como conocidas. De ellas sogo desde hace un tiempo a varios chef célebres, como Chicote, Daviz Muñoz y muchos de los de mi ciudad.
Durante la pandemia muchos de ellos han cocinado desde sus casas sus recetas, me ha parecido una idea genial y varias he cocinado en casa para sentirme yo también un poco chef (ja,ja). Una de esas recetas es la que hoy os traigo, unos deliciosos espaguetis con almejas, coco, lima y café del madrileño Daviz Muñoz.
Hace unos años estuve con mi hija en Madrid para un concierto de One Direccion y paseando por las calles me encontré con un festival gastronómico en el que precisamente aparecía Daviz. Todavía no era tan archiconocido como ahora, ni tenía sus tres estrellas Michelín, pero ya apuntaba como un cocinero que llegaría muy lejos. Me llamó la atención lo joven que era, con ese look tan rompedor y un cuerpo tan menudo. Tuve la inmensa suerte de probar una de sus tapas y como digo muchas veces, hay bocados que te producen un orgasmo gustativo. Cuando vemos en televisión que para un "pedacito" de comida en un plato inmenso lleva tantas elaboraciones y tanto trabajo nos parece algo exagerado. Pero al llevarnos ese pedacito de manjar a la boca es toda una experiencia inigualable.
Este plato no produce ese orgasmos gustativo (igual el autentico de Daviz si), pero está delicioso. Es un poco laborioso de hacer pero merece la pena.
Espero sinceramente que sintáis los sabores de la comida tanto como yo.
Disfrutad....



200 gr. de espaguetis
6 cebollitas francesas o chalotas
4 dientes de ajo
1 cucharadita de sofrito de tomate
almejas
1/2 vaso de vino blanco
1/2 vaso de vino manzanilla
1 lata de leche de coco
1 vaso de caldo de pescado
Aceite de oliva virgen extra
6 piparras en vinagre (yo las cambié por unos pepinillos en vinagre)
1 lima
2 cucharaditas de pimentón
1 pizca de café
Daviz usó estragón pero recomienda cualquier hierba, yo usé perejil


Cocemos los espaguetis y reservamos.
En una sartén pequeña con aceite de oliva virgen extra, un poco más de la que usaríamos normalmente porque luego la vamos a necesitar, empezamos a pochar 4 de las 6 chalotas picadas en juliana. Las hacemos hasta que estén bien doradas, reservamos tanto las chalotas (bien escurridas) como el aceite.
En una sartén o cacerola amplia con AOVE, vamos pochando los ajos picados, a continuación incorporamos el resto de chalotas picadas. Dejamos que se sofrían un poco y añadimos el tomate y los dos vinos.
Dejamos que evapore el alcohol, Añadimos la leche de coco y el caldo de pescado, dejándolos hasta que quede una salsa cremosita. Añadimos las piparras o pepinillos picaditos y las almejas, apagamos el fuego y tapamos.
Ahora usamos el aceite que teníamos reservado de hacer las chalotas crujientes, ponemos a fuego medio-bajo y añadimos el pimentón, sofreímos unos segundos y apartamos.
A nuestra olla grande le añadimos el aceite de pimentón, varios gajos de lima troceados que habremos pelado a lo vivo, el zumo del resto de la lima, un pellizco de café molido, la cebolla frita que teníamos reservada, la hierba aromática que hayamos escogido y los espaguetis. Mezclamos bien y probamos si necesita algo de sal.
Servimos y a disfrutar de una receta tres estrellas Michelín.
Ya me contaréis...



Recetas relacionadas:


lunes, 18 de enero de 2021

STROGONOFF DE CHAMPIÑONES CON LECHE DE COCO

 



Han tenido que pasar 18 días para publicar la primera entrada del año, pero ya sabéis que últimamente por las circunstancias publico poco. Eso va a empezar a cambiar.

Pues esta vez, como es mi norma os traigo una receta muy fácil, barata y tremendamente deliciosa. Desde hace ya al menos 5 años mi hija no come carne y, la verdad, es que yo también la tomo cada vez menos. El que me queda es mi hijo que es un forofo de ella pero poco a poco estamos consiguiendo que se aficione a la verdura, pero, claro, tengo que ofrecerle unas que estén muy sabrosas para que "cuele". Y ésta ha sido una de ellas.

La leche de coco y el poquito de caldo que se le integra le da un gusto buenísimo. Podéis usar agua, caldo de verduras o, como yo en esta ocasión (y sin que mi hija se entere) usé caldo del puchero que tenía en el congelador. También podéis cambiar los champiñones por las setas que más os gusten.

Podemos servirla con puré de patatas, patatas fritas, arroz blanco o salteado, ensalada... al gusto. Así que ya sin más y deseándoos un feliz año aunque sea tarde os dejo la receta.

Disfrutad....


1 bandeja de champiñones 200 o 300 gramos)

1 lata de leche de coco

1/2 vaso de agua o caldo

1 cebolla morada

2 dientes de ajo

perejil picado

1 cucharadita de pimentón ahumado

1 cucharada de salsa de soja

sal

pimienta


Empezando pochando la cebolla morada en juliana en una cacerola o sartén alta, cuando está blandita le incorporamos los ajos picados y los champiñones, seguimos pochando hasta que veamos que los champiñones han cambiado de color y está un poco tiernos, le añadimos perejil picado, el pimentón la soja y el caldo y seguimos haciendo a fuego medio hasta que veamos que la salsa está quedando espesita y los champiñones están tiernos. Unos 10 o 15 minutos.

A continuación añadir la leche de coco y seguir cocinando unos minutos más hasta que coja cuerpo. Añadimos pimienta molida y comprobamos el punto de sal ya que según el caldo que hayamos usado necesitará o no.

Servimos, en mi caso, con un puré de patatas al que le añadimos una yema de huevo, sal, pimienta y un chorreoncito de aceite de oliva virgen extra, y un poco de perejil picado por encima.


Esta receta la ví en una página de Instagram llamada "Recetas saludables"


Recetas relacionadas:

Pac choi con sitake

Coca de champiñones y jamón

Champiñones y bacon en salsa que queso y nata